<$BlogRSDUrl$>

jueves, septiembre 18, 2003

Medem y el nacionalismo 


En menudo charco te has metido, chaval


Me aturde todo lo que sucede en torno al "incidente" en cuestión. No entiendo nada.
Tras ver el pase privado de la nueva película de Julio Medem, un documental realizado a base de testimonios sobre "el problema vasco", Iñaki Ezquerra y Gotzone Mora piden que se retiren los suyos de la misma. La visión que se da de los hechos es "sesgada" (del lado nacionalista) y no quieren formar parte de una manipulación de la realidad. Victimiza al entorno de ETA y apuntala argumentalmente las tesis nacionalistas, añaden.
El PP, desde todos sus frentes, se lanza, directamente, a pedir que no se exhiba la película en el Festival de San Sebastián, como estaba previsto.
Desde todos los puntos de vista que soy capaz de imaginar (intelectual, político, humano, ...) me siento del lado de Ezquerra y Mora. Pero creo que las cosas se están sacando de quicio. Me explico.
Los nacionalistas existen. Son la mitad de la población vasca. Y tienen una visión propia (equivocada o no) de las cosas. Si tratan de imponerla hay que pararles los pies.
Parece claro que no es el caso. El director trató de dar voz a todo el mundo, que cada cual aportara su solución. El problema es que tiene una sensibilidad nacionalista y, como no podía ser de otra manera, se nota en el resultado. Pero no toda la culpa es suya.
Aquellos que "denuncian" el filme aseveran que se da más voz (cuantitativamente) a las tesis nacionalistas que a las constitucionalistas. A pesar de las reiteradas peticiones del director nadie del PP quiso dar su testimonio. También se negaron destacadísimos "constitucionalistas" como Fernando Savater, Jon Juaristi y la Plataforma ¡Basta ya! en bloque. ¿Cómo no va a haber mayor peso de una sensibilidad si gran parte de la otra se niega a aparecer? ¿Quién va a equilibrar los testimonios tergiversadores con otros más ajustados? Medem cree que inicialmente se negaron a participar para después poder rechazarla por sesgada. Lo peor es que suena creible.
Aun así puedo entender su postura. Incluso la de aquellos que viendo el resultado se niegan a formar parte.
Pero las peticiones de retirada de la película no me caben en la cabeza. Desde las elecciones vascas de 2001 este problema se ha ido agravando progresivamente. Hoy por hoy, para mucha gente, o me tiro a los pies de Mayor Oreja o merezco la cárcel o el ostracismo. La identificación del nacionalismo vasco con terrorismo, como apunta el propio Medem, se ha instalado en buena parte de España. Líbreme el Santísimo de defender aquí el pensamiento sabiniano, pero no se puede pedir la retirada de una película sólo porque aporta una visión más nacionalista que constitucionalista de las cosas.
Negar la difusión de cualquier producto cultural porque no dice lo que quiero oir es censura. Y no parece el camino para arreglar las cosas.
No sé porqué me da la sensación de que las próximas películas de Medem van a tener unas críticas (artísticas) muy malas en según que prensa.

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com