<$BlogRSDUrl$>

sábado, noviembre 01, 2003

¡Qué más da! 


Oiga, que soy rumano


Eso debió decir Donald Rumsfeld, Secretario de Defensa (de espaldas en la foto) al enterarse de que, en la reunión que mantuvo con el Presidente de Rumanía, Ion Iliescu, le habían colocado al caballero la bandera de Rusia en lugar de la rumana (que es la que tocaba poner, por quedar bien, más que nada).
En la foto se aprecia de maravilla.
¿Cómo no van a tener la política internacional patas arriba, si ni siquiera distinguen los países?
La cosa tiene gracia, porque al señor Iliescu le recibían para agradecerle su apoyo a la guerra de Irak. El pobre sólo quería hacerse unas fotitos en la Casa Blanca para fardar luego en casa y le han aguado la fiesta, pues seguro que los "guiñoles" rumanos se han aprovechado de lo lindo de la circunstancia.
Y lo peor es que aquí hacemos lo mismo. Recordemos sino aquel irrepetible momento de Federico Trillo arengando a las tropas centroamericanas en Nayaf, pidiéndole a salvadoreños que gritaran ¡Viva Honduras! cual hondureños. Los soldados de El Salvador se ganaron el Cielo ese día, ya que gritaron con entusiasmo por Honduras, país con el que llevan enfrentados (guerras incluidas) toda la vida.
También el Hermanísimo Jeb Bush dió muestras de amplios conocimientos sobre España cuando derogó la monarquía constitucional para constituirnos de un plumazo en República.
Y es que cuando sólo queremos a los demás para que nos limpien los zapatos es fácil olvidar su nombre y comenzar a perderles el respeto.

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com