<$BlogRSDUrl$>

miércoles, septiembre 24, 2003

Las 7 diferencias 


Acércate tú, que a mí me da pereza


Esta de aquí es de hace un par de meses. Protagonistas de la acción: José María aznar y Ana Palacio.

A sus pies


Esta otra es de ayer. Protagonistas de la acción: José María Aznar y Condolezza Rice.

¿Qué diferencias encontramos entre las dos imágenes?

Las dos tienen en común a Aznar y a su comportamiento hacia una mujer.

La diferencia es sencilla. Aznar no trata a las personas como tales, en igualdad de condiciones, se limita a colocarlas en su sistema mental de castas y a comportarse con respecto a ellas en función del lugar asignado.
En la primera foto obliga práticamente a la Sra. Palacio a tumbarse sobre la mesa para alcanzarle un papel, mientras él, con gesto displicente, apenas alarga el brazo, ni siquiera mira a su Ministra a la cara. Y es normal, porque ella es sólo una subordinada, un siervo.
Lo cual nos lleva directamente al análisis de la segunda imagen. Aquí los papeles han cambiado. Se humilla cual vasallo ante ésta otra mujer, sólo porque reconoce su condición respectiva de "chica del Amo" y esbirro abnegado.
Aznar no cree que las mujeres (las personas) valgan por sí mismas, por sus logros o conquistas, sino por un medieval sistema de castas, pleitesías y vasallajes.
Y empieza a calar entre nosotros. Sino echadle un vistazo al palco del Bernabéu.

|

jueves, septiembre 18, 2003

Medem y el nacionalismo 


En menudo charco te has metido, chaval


Me aturde todo lo que sucede en torno al "incidente" en cuestión. No entiendo nada.
Tras ver el pase privado de la nueva película de Julio Medem, un documental realizado a base de testimonios sobre "el problema vasco", Iñaki Ezquerra y Gotzone Mora piden que se retiren los suyos de la misma. La visión que se da de los hechos es "sesgada" (del lado nacionalista) y no quieren formar parte de una manipulación de la realidad. Victimiza al entorno de ETA y apuntala argumentalmente las tesis nacionalistas, añaden.
El PP, desde todos sus frentes, se lanza, directamente, a pedir que no se exhiba la película en el Festival de San Sebastián, como estaba previsto.
Desde todos los puntos de vista que soy capaz de imaginar (intelectual, político, humano, ...) me siento del lado de Ezquerra y Mora. Pero creo que las cosas se están sacando de quicio. Me explico.
Los nacionalistas existen. Son la mitad de la población vasca. Y tienen una visión propia (equivocada o no) de las cosas. Si tratan de imponerla hay que pararles los pies.
Parece claro que no es el caso. El director trató de dar voz a todo el mundo, que cada cual aportara su solución. El problema es que tiene una sensibilidad nacionalista y, como no podía ser de otra manera, se nota en el resultado. Pero no toda la culpa es suya.
Aquellos que "denuncian" el filme aseveran que se da más voz (cuantitativamente) a las tesis nacionalistas que a las constitucionalistas. A pesar de las reiteradas peticiones del director nadie del PP quiso dar su testimonio. También se negaron destacadísimos "constitucionalistas" como Fernando Savater, Jon Juaristi y la Plataforma ¡Basta ya! en bloque. ¿Cómo no va a haber mayor peso de una sensibilidad si gran parte de la otra se niega a aparecer? ¿Quién va a equilibrar los testimonios tergiversadores con otros más ajustados? Medem cree que inicialmente se negaron a participar para después poder rechazarla por sesgada. Lo peor es que suena creible.
Aun así puedo entender su postura. Incluso la de aquellos que viendo el resultado se niegan a formar parte.
Pero las peticiones de retirada de la película no me caben en la cabeza. Desde las elecciones vascas de 2001 este problema se ha ido agravando progresivamente. Hoy por hoy, para mucha gente, o me tiro a los pies de Mayor Oreja o merezco la cárcel o el ostracismo. La identificación del nacionalismo vasco con terrorismo, como apunta el propio Medem, se ha instalado en buena parte de España. Líbreme el Santísimo de defender aquí el pensamiento sabiniano, pero no se puede pedir la retirada de una película sólo porque aporta una visión más nacionalista que constitucionalista de las cosas.
Negar la difusión de cualquier producto cultural porque no dice lo que quiero oir es censura. Y no parece el camino para arreglar las cosas.
No sé porqué me da la sensación de que las próximas películas de Medem van a tener unas críticas (artísticas) muy malas en según que prensa.

|

Medidas populares 


Mírala qué reflexiva


Ana Botella sabe que no cayó bien su elección entre aquellos funcionarios de Servicios Sociales de carrera con los que tendrá que tratar a lo largo de su mandato.
Suelen ser gente con sensibilidad de izquierdas a quienes las ideas "sociales" de la esposa del predecesor de Rajoy no gustan un pelo.
Tanto el Colegio de Trabajadores Sociales de Madrid como los 21 Jefes de Servicios Sociales de cada distrito madrileño (en su mayoría mujeres progresistas, con quienes tendrá que coordinarse) esperan sus decisiones a la defensiva, por si acaso.
¿Cúal ha sido la primera medida tomada? Una subida generalizada de sueldos a todo este personal directivo de asuntos sociales del Ayuntamiento de Madrid, a ver si nos los vamos metiendo en el bolsillo.
Lo dicho, medidas populares.

|

miércoles, septiembre 17, 2003

Impacto y pavor 


¿Un nido de cigüeña en la cabeza?


Buscando información para el anterior post me encuentro con esto. Evidentemente se trata de una nueva estrategia del ejército de los EE.UU. surgida a raíz de aquel "impacto y pavor" de los bombardeos sobre Bagdad, pero a pequeña escala. Antes de matar al enemigo le acojonamos de un susto. ¿De verdad señores del Pentágono, se puede hacer la guerra con el nido de una cigüeña sobre la cabeza?

¿O es el cantante de Medina Azahara?


El caso es que cuanto más miro la foto más me recuerda al cantante de Medina Azahara.

|

Videojuegos y propaganda 

El videojuego se ha introducido en la sociedad como una forma más de transmisión cultural además de mero pasatiempo.
Su retórica y modos expresivos estan instalados en nuestro imaginario colectivo.
A veces se utilizan para llegar con más facilidad a un público poco amigo de las explicaciones razonadas y bien argumentadas. "The Game is Over", probablemente una de las frases que más habremos leído a lo largo de nuestras infancias, fue la que eligió George W. Bush en su discurso del 6 de febrero de 2003, cuando las bombas estaban ya despegando hacia Bagdad, para dejar clara su postura. Frente a esa frase no hay vuelta de hoja, todos lo sabemos. No puedes discutirla, ni convencer a nadie de que te sea dada otra oportunidad, que tu caso sea revisado. Ni mucho menos acudir a la ONU para hacer ver que tienes razón. Pura dialéctica la del chiquillo.
Su imaginería empieza a calar sobre todo en el ámbito militar. No hay mejor manera de explicar hoy una guerra que recurrir a los videojuegos. Así lo hacía un general norteamericano a finales de marzo, cuando habló de que se estaba desarrollando una táctica militar basada en Pac Man (Comecocos). Miedo me da pensar a qué leches se referiría. Pero ayuda mucho a presentar una imagen limpia de la guerra, minimizando sus horrores. Vamos, que nosotros somos los comecocos y los que matemos son como esos puntitos blancos que vamos engullendo.
Los enemigos no tienen ni familia ni amigos. A éste propósito me encantó esa secuencia de Austin Powers en la que descubrimos que el esbirro del "malo-malísimo" al que acababa de matar "nuestro héroe" tenía un grupo de amigotes que le esperaban para cogerse un pedo y celebrar su despedida de soltero. Sólo se trataba de su trabajo, no era ni un convencido ni un zombi. Y le gustaba la cerveza, como a todos.
Tanto se ha introducido esta visión en los asuntos de la guerra que fueron muchos los periodistas que tuvieron que tomarse el trabajo de explicar a sus espectadores que esta nueva guerra del Golfo no era un videojuego. En el 91 ya se oían estas comparaciones, pero aún prevalecía la frase "como en una película".
En el verano del 2002 el ejército de los EE.UU. presentó un juego, América's Army, destinado a atraer al público joven hacia una carrera militar. Para llegar a cuantos más mejor el juego es gratuito y se encuentra en internet. El único inconveniente es el de inscribirse en el site del ejército para poder jugar. A fecha de hoy más de un millón de personas lo han hecho. Todavía hoy en día se hacen presentaciones en salones del videojuego con demostraciones militares y exhibición de armas.
Poco después de iniciados los primeros bombardeos en Bagdad basados en la estrategia "Shock and Awe" (impacto y pavor) la Sony se lanzó a registrar ésta ingeniosa combinación de palabras para desarrollar en el futuro un juego con ese nombre.
Los militares usan y abusan de los videojuegos para "venderse" mejor. Y los productores de los mismos usan y abusan de los referentes militares para "vender" más. ¿Hablan entre ellos? ¿se cruzan las inversiones, o subvenciones, entre ambos sectores? ¿yo te ayudo a tí a crearte una buena imagen y tu me ayudas a mí con "otras cosas"?
Hoy por hoy es dificil encontrar un videojuego de guerras en el que puedas elegir un bando o soldado que no sea el usamericano. Para el desarrollo del America's Army el ejército contó con los mejores programadores.
Dadas sus particulares características (los medios les dan la espalda, los intelectuales los ignoran por infantilizantes, los padres los desconocen, la mayoría de sus usuarios son el estrato más permeable de la población, los críos) el videojuego se está convirtiendo en un arma de propaganda muy útil difundida en millones de ejemplares, pero curiosamente silenciosa.

|

viernes, septiembre 12, 2003

Matar al símbolo 


Anna Lindh

Como a todos (supongo) me sorprendió la noticia.
Y no entendía nada cuando los periodistas señalaron que se debía a su firme apoyo a la adopción del Euro.
No me parecía suficiente.
Hasta que ayer di, en las noticias, con la respuesta a mis dudas (no suele ser buen sitio para resolverlas, pero tuve suerte).
Un grupo de personas esperaba en una parada de autobús. La marquesina era muy parecida a las que rondan por aquí. El lateral de la misma se dedica a la publicidad. Y en ella aparecía la política sueca pidiendo el "JA" para el Euro en el referéndum del domingo.
Un pirado (si este fuera el caso, parece que sí) no mata a un político por sus opiniones. Por muy fuertes que sean éstas. Mata un político por su capacidad de erigirse en símbolo. Si hacemos un repaso de los magnicidios más recientes veremos que se trataba de políticos-emblema. Ya sea de la paz, de los derechos de las minorías, del progreso o de cualquier causa. Sólo sucede cuando el propio político se erige en metáfora de su lucha. Cuando su foto ya basta para representar la causa.
Se produce un fenómeno de asociación llevado al extremo, identificando al personaje con la idea, su materialización. "El verbo hecho carne". El referente ES ya el propio objeto.
Gandhi, Kennedy, Luther King, Malcom X, Rabin, incluso el juez Falcone. Estos días se ha recordado también el caso de Olof Palme. Todos sus nombres son fácilmente asimilables a una idea, una lucha, un proceso histórico.
Anna Lindh empezaba a convertirse en algo parecido, a pequeña escala, en su país. Haciendo un repaso de su biografía y de fotos de su vida se descubre que era alguien que no paraba, paradigma de mujer activa y luchadora. Llamada a ser algún día, probablemente, Primera Ministra. Y se convirtió en la imagen de la campaña del Euro. Su cara en Suecia equivalía a Europa y a progreso, y también una demostración del valor de la mujer en política. Con seguridad su asesino estaba encantado tratando de acabar con esas tres cosas de una vez.

|

miércoles, septiembre 10, 2003

La Concordia de las masas 

Le han dado el Príncipe de Asturias de la Concordia a J.K. Rowling, la de Harry Potter. Recordemos que antes que a ella se lo dieron a Barenboim y a Said por tender puentes de entendimiento entre judíos y palestinos. "Pa mear y no echar gota".
Dice el Jurado:
"Por las características de su obra, que trasciende el ámbito literario, para convertirse en un vínculo de unión entre continentes y generaciones que promueve la imaginación como fuente de libertad al servicio del bien y la cooperación y la solidaridad entre las personas."
Que "promueve la imaginación como fuente de libertad al servicio del bien la cooperación y la solidaridad entre las personas": Por esta razón se me ocurren tres millones de artistas y escritores con más calidad y recorrido en ese sentido antes que ella.
Que "trasciende el ámbito literario": Reduce la cifra anterior de merecedores del premio, pero a todos se nos ocurren un centenar (como poco) de escritores vivos cuya obra cumple ese requisito.
Que se convierte en "un vínculo de unión entre continentes y generaciones": Vamos, que todo Cristo la conoce y que vende como rosquillas. Esto es lo único que la señala a ella directamente y a poquitos más. Luego es éste último criterio el que decidió el resultado. Ser, de todos los que valdrían, la que más vende.
Pero su obra no es un "vínculo de unión entre continentes y generaciones" es un paso más hacia la estandarización del ocio y la cultura a niveles planetarios. Y qué bien le va a venir eso a los de Coca-Cola. Y qué mal a la "biodiversidad" cultural.
No creo que sea para ponerse dramáticos. Tampoco pido galardonados que sólo eran conocidos en su casa a la hora de comer, como en el Nobel de Literatura. Pero le han dado el Nobel de la Paz asturiano a la Ken Follet de los crios. Como poco, chirría. Y más cuando la veamos al lado de los otros premiados.

|

sábado, septiembre 06, 2003

La publicidad manda 

Beba Coca Cola
Ultimamente la publicidad (así, en general, como medio de expresión) está en boca de todos. Primero fue aquello de retirar el anuncio de Bocatta, y hace un par de días desde el PSOE se pide que se haga lo propio con el de AXE (tengo mi opinión al respecto, la pongo otro día, pero baste decir que no sé qué hacen viendo la tele cuando la mierda les llega hasta las orejas).
Me parece que se está sobrevalorando el verdadero poder de la publicidad (no hablo de vender productos, sino de influir en la sociedad). Su auténtico poder de influencia, el que supuestamente ejerce sobre nosotros (para que paranoicos y conspiranoicos se queden tranquilos) lo hace muy a la larga, básicamente creando hábitos de consumo (que llegan a convertirse en "necesidades artificiales") y alterando y conformando estructuras de percepción. Lo de los hábitos de consumo me parece obvio (durante la campaña de Levi's 501 sus ventas se multiplicaron más de un 100%, pero también las demás marcas de vaqueros se vieron beneficiadas por la misma, creciendo por encima del 80% y 70% en muchos casos).
Y conformando estructuras de percepción porque como todos sabemos la publicidad utiliza sus propios códigos, un lenguaje absolutamente particular de enfocar la realidad, de construirla, recrearla, disfrazarla y transformarla ante nuestros ojos. Nos hemos acostumbrado a leer la realidad en ese idioma, y a veces nos cuesta hacerlo de otra manera. Bien lo sabe el cine. Casi no hay directores que no filmen películas usando los códigos de los anuncios televisivos (sobre todo el abuso de la elipsis, esa necesidad permanente de "ir al grano") ya que muchos de ellos se ganan las habichuelas haciéndolos. Y hoy en día una peli que utilice el lenguaje propio del cine es un tostón, porque no "habla" como los anuncios. Pero esto sucede en todos los ámbitos, más que nada en aquellos que impliquen "comunicación", pero no sólo.
Ya no diré (como se suele hacer) que somos bombardeados permanentemente por miles de mensajes publicitarios, sencillamente es que ya vivimos en ESE mundo. No me pongo en plan apocalíptico. No nos tienen lavados los cerebros ni cosas de esas. Es más simple. Cuando digo que vivo en mi casa es porque me muevo entre sus cuatro paredes. Con la publicidad ocurre igual. Me muevo entre anuncios de la tele, carteles en la calle, banners y (jodidos) pop-up por aquí y un largo etc. Pero no creo que sea como Matrix, que nos tiene controlados y todas esas chorradas que tanto le gusta al personal (esos que dicen que la dichosa peli es una metáfora de la sociedad moderna hacen que me mee de la risa, porque el otro día me robaron las elecciones en Madrid y no les veo ponerse las Ray-ban y los gabanes de cuero para liarse a guantazos con "Romerito, el chico de las fotocopias").
Sucede como con el mito de la publicidad subliminal. El famoso experimento en el que durante la proyección de una película se intercalaban mensajes subliminales está sobrevalorado. Se insertaron numerosos mensajes incitando a beber un refresco y a comer palomitas. Al salir del cine las ventas de estos productos crecieron moderadamente. Pero está archi-reconocido por los expertos en la materia que sólo funciona en casos en los que se incida directemente sobre necesidades primarias (sed, hambre, ganas de mear...) y reiteradamente. En caso de sugerir "Beba CocaCola" triunfaría medianamente el "beba", como así fue, y nunca el "CocaCola" (creció la venta de TODOS los refrescos, no sólo el indicado). La zona del inconsciente sobre la que supuestamente trabajan los mensajes subliminales no puede procesar "sugerencias" complejas, sólo pulsiones básicas. Nada de vender una marca, nada de incitar al voto, nada de lavar cerebros. No serviría de nada.
La cantidad de estímulos sensoriales (publicitarios) que recibe un ser humano serían insoportables si todos fueran procesados por igual (se calculan en miles por persona y día), necesita evitar centrarse más que en aquello que le generará algún beneficio. O que al menos lo parezca (de eso va el trabajo de los publicistas). Según múltiples estudios, sólo el 10% de los anuncios que vemos a diario llegan a despertar nuestra atención, el 90% restante actúa para nuestro cerebro como si no lo hubiéramos visto u oído. Sólo "vemos" el 10% de los anuncios que vemos. Y lo más gracioso es que en la mitad de los casos los vemos porque nos suscitan rechazo (esos anuncios que nos hacen cambiar de canal porque nos sacan de quicio, vamos, los de Pascual y filiales, que son cutres, zafios y con olor a naftalina). Resumiendo, sólo el 5% de los anuncios que nos llegan "podrían lograr" persuadirnos. Ese es todo su poder.
¿Mucho o poco?, no lo sé, pero desde luego relativo, muy relativo.

|

viernes, septiembre 05, 2003

Anson y el Photoshop 

La Alberdi de la Libertad
Me quejaba el otro día de la falta de rigor periodístico de nuestro periódico favorito. De pronto, se lucen con esta foto en su portada, con el texto: "Críticas al PSOE por impedir la libertad de expresión de Alberdi". Sí, señores, es la Estatua de la Libertad con la cara de la "perseguida" Cristina Alberdi. Indescriptible.
Propongo una frase para el repertorio de Chiquito de la Calzada: "Tienes más peligro que Anson con el Photoshop, jarrrl"

|

jueves, septiembre 04, 2003

Irresistible dinosaurio 

Menuda percha
Por fin descubro cúal fue la causa de que Fraga no se extinguiera con sus congéneres con aquello del meteorito. Ese porte distinguido, esa elegancia natural, esa percha que hace que todo lo que se ponga le quede como a un Príncipe.
La fotografía la publica hoy El País (el chiquillo está de viaje por El Salvador) y tiene tela. Fíjense en cómo se ciñe los pantalones a la sobaquera, que casi se sujeta el pasador de la corbata en los calzones. Y lo de ponerse el gorro de indiano, siete tallas más pequeño, para congraciarse con los nativos del lugar, sencillamente entrañable.
¡Qué crueldad la mía, vive Dios, burlarme de un anciano!

|

martes, septiembre 02, 2003

La Razón y El Periodismo 

Anson es un tramposín
El lunes llevaba "LA RAZÓN" este titular a su periódico. "Qué rápido ha hecho esta gente una encuesta -pensé- que el sábado por la tarde nos enterábamos de lo de Rajoy y ya el lunes tienen la encuesta hecha y preparada".
Ingenuo soy, un rato. Sólo había que leer el editorial del día:
"Durante el «proceso sucesorio», la imagen de Mariano Rajoy siempre se mantuvo en alza y, como señalaba el último sondeo y panel de opinión de Ibecom, para LA RAZÓN, los ciudadanos consultados opinaban, por más de 16 puntos porcentuales, que, en el caso de un duelo Rajoy-Zapatero, sería el candidato popular quien ganaría las elecciones de marzo de 2004."
Al parecer la encuesta en cuestión esta más pasada que un capítulo de "Crónicas de un pueblo" y aquí el amigo Anson que nos la presenta como una noticia de hoy. ¿Hoy, señor Anson, si le preguntáramos a los españoles si prefieren a Rajoy o a Zapatero, responderían esto mismo? Supongo que un poco, por lo menos un poco, influiría en la respuesta el saber que ese será definitivamente el combate electoral y no tan sólo una hipótesis (la cual sólo tomaba en serio una minoría de los propios encuestados).
Y los doce puntos, en contra de lo que afirma la propia portada, se refiere al PP como opción política frente al PSOE como tal, no al enfrentamiento ahora aclarado entre Rajoy y Zapatitos.
Estas cosas me pasan por buscar rigor donde sólo cuecen habas.

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com