<$BlogRSDUrl$>

viernes, abril 16, 2004

Sesión de investidura 

Hoy ha sido un día grande, pero muy grande, para nuestro país. Y desde aquí no podíamos pasarlo por alto, viéndonos obligados a preparar un Especial Sesión de Investidura. Hemos mandado a nuestros documentalistas a birlarle más fotos jugosas a "El Mundo" y a "El País" (a quienes debo dar las gracias por dejar siempre sus carteras visibles y a mano) y nos hemos puesto a ello.
Para empezar, una metáfora de lo que significó para más de uno el día de hoy. He titulado la imagen de forma críptica (para que nadie desentrañe su significado): "Entre todos echamos a Aznar y logramos quitarnos ese peso de encima".

Entre todos echamos a Aznar y logramos quitarnos ese peso de encima


Los pasillos se llenaron de gente

Pasen y vean


Los pasillos se llenaron de gente. Y no eran senadores, como pretendía hacer creer el nuevo Presidente del Congreso, Manuel "Bisagra" Marín (cuando habla parece sonar la puerta de una película de miedo abriéndose lentamente), sino gente de la calle invitada por los diputados socialistas para que no se perdieran (y para echarse unas risas, no nos engañemos) el festival de gestos que proporcionó el Presidente del Gobierno saliente.

La cara de Aznar

Más tieso que la mojama


Hay a quien le recordaba a un muñeco de cera, y hay quien lo veía petrificado como el Gollum el día que perdió su tesoro, pero lo que es seguro es que el carrusel de muecas de Aznar recordaba a la riqueza expresiva de un retrato egipcio. Con tantos registros gestuales como Clint Eastwood en "Harry el Sucio"; de frente y de perfil.

Las causas

Un recuerdo para ti


A pesar de que ya se han desatado los rumores que atribuyen ese gesto a una reciente operación de cirugía estética que no le permitiría más que beber con pajita (siguiendo la pauta del amigo italiano), las causas del mismo son otras.
Como vemos en la foto, tomada momentos antes de que tomara asiento, un cánido le dejó un cálido recuerdo en la tapicería (existen testimonios de policías que escucharon al perro ladrar "Llévate esto de recuerdo" mientras cagaba en el escaño del Presidente). Cuando Aznar se sentó y notó el calorcito bajo el pantalón puso la cara que ven y decidió dos cosas; primero, que mejor no moverse para no airear la pestilente plasta. Segundo, que el 2004 no es su año.
Mañana a primera hora va a echar la quiniela, la primitiva y los ciegos.

Hay estrellas menos luminosas


Tampoco le ayudó demasiado a José María el hecho de que la calva del señor Durán y Lleida le reflejara directamente a los ojos la luz de las lámparas, las linternas de los acomodadores y todo aquello que en el hemiciclo fuera capaz de resplandecer.
Se sabe que como siga sacándole brillo a esa tremenda bola de billar la NASA va a dejar de mandar misiones al espacio a buscar vida extraterrestre y se limitará a esperar a que los marcianos sigan los reflejos emitidos por el señor Durán entre las profundidades del Universo hasta el planeta Tierra, cual faro galáctico.

Mariano Mariano

Mascabrevas


El líder de la oposición entrante, Mariano Rajoy (que como vemos en la foto, cada vez se parece más al viejo mascabrevas de mi pueblo), hizo gala de su gran comicidad (de tanto calado como la de su tocayo el humorista) en diversas ocasiones de la gala, tranformada por su verbo en un Festival del Humor. Se le vió suelto y enamoró con sus derroches de carisma a las adolescentes, que se agolpaban (tras escuchar sus chistes) a las puertas del Congreso mientras arrancaban las fotos de Beckham de sus carpetas y pedían a los ujieres de la Cámara retratos firmados del atractivo barbudo.

Suelto y confiado

Esa mano, al fin, bien dada


Y es verdad; se le vió suelto y confiado como nunca antes. ¿Porqué? Evidente. Evidente si se fijan en la foto y siguen los sesudos análisis que aquí realizamos periódicamente.
Porque por primera vez le dió bien, en condiciones, como Dios manda, la mano a Aznar (que como verán ya había sentido el calorcillo hediondo en sus nalgas y permaneció con las mismas pegadas al asiento mientras le saludaba).
No una, sino dos veces le había dado la mano "de aquella manera" a su mentor.
Y así le había ido. Desde hoy, que por fin cogió bien esa "manita-retaco" que tiene para ofrecer Aznar, se siente capaz de todo, seguro de sí mismo, cargado de autoconfianza. Como una mujer con la regla en un anuncio de compresas, vamos.

La investidura

La investidura


La próxima Vicepresidenta del Gobierno es, sin duda, la auténtica Investidura del nuevo Gabinete. Con esas gafas y ese pelo los Ángeles del Infierno se pasarían al carril bici tras cruzarse con ella.
Estoy tratando de recordar a quien me recuerda en esta imagen, casi seguro un personaje de dibujos animados, pero ahora no caigo.

El candidato

Boquita de piñón


Por último, el candidato. José Luis Rodríguez Zapatero (escribo el nombre entero en plan homenaje, no creo que se repita por aquí semejante atentado contra la economía del lenguaje) estuvo en su papel. Parece haber aprobado, pero no será hoy cuando le juzguemos. Tenemos 4 años para sacarle jugo al niño.
Simplemente diré que estoy convencido de que ganó las elecciones por esa preciosa y jugosa boquita de piñón.

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com