<$BlogRSDUrl$>

lunes, junio 14, 2004

Especial Europeas 

Dada la excepcional trascendencia que han tenido estas elecciones europeas (que han llevado a los europeos a votar en masa) nos hemos visto obligados a preparar un Especial Europeas, para analizar lo que fue una jornada histórica para el Viejo Mundo.

En el Colegio Electoral


Aznar, recuperado



Nuestros políticos, a la hora de ir a votar, mostraron su mejor cara por la mañana (no tan temprano com otras veces, por cierto) para tratar de animar a los ciudadanos a hacer lo propio. Y todos vimos la altísima capacidad de convicción de la que gozan cuando se ponen todos de acuerdo en pedirnos algo; ni puto caso.
Nos gustó mucho el look veraniego del señor Aznar, que parece haberse quitado las penas del 14-M en un chiringuito de playa. Camisa tipo mantel en tonos verdes (este año se lleva el verde, no se le escapa ni una), pulserita-niñato (si tuvo los cojones de llevarla en cumbres internacionales porqué quitársela ahora) y moreno playero. Todo un dandy.


Mayor Oreja, de corto y de largo



Todo lo contrario que su candidato favorito (suponemos, ya que le marginó para la sucesión), Mayor Oreja, que parece ser de los que no se quitan la corbata ni para ducharse, ya que fue trajeado como en los debates, con la que está cayendo.
Pero sorprende más si cabe viéndole tan informal en la jornada de reflexión del sábado, en la que acudió de esta guisa a un vivero a comprar plantas. Supongo que era por si le iban mal las cosas ayer, para al menos poder ver crecer algo, sino los votantes, los arbustos. Esa es la pregunta: ¿los vió crecer (digo los votantes)? Mejora el porcentaje pero pierde 2 millones de votos ¿eso es bueno, no?


Chupando



El otro candidato, el supuesto ganador, acudió a votar con un aspecto mucho más informal, y acompañado de su hijo, quien, abochornado por su padre (como es natural), tuvo que sacarle de un atolladero dándole una papeleta ya que a él se le olvidó en casa la que tendría preparada.
Pero el bochorno no acabaría ahí para el pobre Lionel (así se llama el muchacho), ya que uno no es capaz de imaginar el escalofrío que recorrería su espalda al verle hacer eso de la foto: chupar el sobre. "Pero papá, qué haces", pensaría para sus adentros. La pregunta que nos hacemos es obvia ¿también le puso sello y remite a su voto? Y en ese caso, y ya que la Ley Electoral exige que en el sobre no haya más que una papeleta limpia, ¿fue contado como nulo el voto del candidato ganador? ¿hicieron lo mismo todos los socialistas que votaron tras él (por seguir al líder), y de ahí el discreto resultado?


Rodrigo 'Torrente' Rato



Pero el auténtico rey (por algo ya tiene categoría de Jefe de Estado) de la jornada fue Rodrigo Rato. Te llamo Rodrigo por no llamarte Torrente. Con las clásicas gafas de "facha de toda la vida", el gesto distendido, con aspecto de venir de la piscina de casa. Como a Aznar, parece que dejar la trinchera política española le está sentando bien.

Tras los resultados


Los vencedores



Tras conocerse los resultados y descubrir que ganó el PP, los señores Rajoy y Mayor Oreja no tuvieron más remedio que salir a festejar la magnífica victoria con sus fans (ríete tú de los de Portugal). Hinchada entre la cual, por cierto, decidió mezclarse el propio Rato, dejando claro que el no está endiosado, sólo desatado.

Los socialistas, por su parte, intentaron seguir intoxicando a la opinión pública, tratando de hacernos creer que habían ganado.

En Europa

Estas elecciones se celebraron en toda Europa al mismo tiempo (aunque hay una diferencia horaria de 4 días entre los distintos países, que el continente es muy grande) y hay que hacerse eco de ello.


Mucho escote pero poca papeleta



En la República Checa se presentaba la ex-actriz porno (no creo que pueda llegar nunca a esa condición de ex; es como los pintores u otros artistas, que su obra pervive en nuestra memoria) Dolly Buster, quien decía contar con un 70% de apoyo en su país. No sabemos si este dato era del todo cierto, aunque sí sabemos que ni siquiera ella misma se votó. La vemos en la foto en el momento de ir a hacerlo, pero olvido su tarjeta electoral y no le permitieron meter la papeleta. Unas cosas entran más fáciles que otras, debió pensar. El caso es que tan sólo rascó un escaso 0'71% de los votos. Para desgracia de los europarlamentarios más verdes (no confundir con ecologistas) no la verán por Estrasburgo.


Haider perdió



Otra de las grandes noticias en Europa fue el batacazo de Haider, atribuible a dos factores. Uno, hartazgo de su política fascistoide. Dos, pasan de un tío que va a votar disfrazado de la familia Von Trapp, con el traje regional. ¿Se imaginan acaso a Ibaretxe yendo a votar vestido de dantzari? Bueno, igual no le queda tanto para hacerlo. No ha sido un buen ejemplo, pero seguro que saben a qué me refiero.


No te abstengas, pásalo



En toda Europa venció la abstención, incluida Italia, a pesar de los ímprobos esfuerzos de Berlusconi por animar a sus compatriotas. A mí se me hace la boca agua de pensar en la cantidad de puntos Vodafone que debió acumular el primer ministro con más de 50 millones de sms en unos días.


¿Urna o papelera?



Pero una de las más importantes lecturas que se han hecho de estos comicios fue la del duro voto de castigo que se llevaron los gobiernos de la Unión. El caso alemán, por lo menos, se explica claramente. El "voto Schroeder" fue al contenedor de la basura (reciclable eso sí).

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com