<$BlogRSDUrl$>

domingo, noviembre 07, 2004

Reyezuelos 


Disfraz de Príncipe de las Galletas


Me encanta este tipo de gestos de impotencia y resignación mal sobrellevados. Fíjense en el disfraz del muchacho, el día de su boda. Da una vergüenza ajena que te cagas. Pero él siente que está triunfando, reivindicando algo, al lucir tan carnavalesco atuendo para casarse. Me meo.
Porque eso que lleva se supone que es el "uniforme de Bailio de la Gran Cruz de la Orden de Malta, distinción reservada a jefes de Estado y jefes de las Casas Reales".
Y es que este chico cree que tiene que ser Rey de Francia. Ánimo. Pero los disfraces no creo que te sirvan de mucho, mozalbete. Creo. (Y encima le queda algo grande, como si lo hubiera alquilado.)
El día que me case iré vestidito de futbolista, a ver si Florentino se da por aludido.

(Prueba a hacer como Simeon Sakskoburggotski, preséntate a Presidente de la República, y déjate de bailes de disfraces. Aunque hay gente (la prensa española, por ejemplo) que se empeña en seguir dispensándole trato de Rey, y le llaman Simeón "de Bulgaria", tanto a él como a sus hijos. De Bulgaria. Prosopopeyo de España. Y quinto de Alemania, no te jode.)

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com