<$BlogRSDUrl$>

jueves, enero 20, 2005

Yo quiero ser peluquero 

La SER ha desvelado que no se qué no se cuantos sobre una adjudicación de un campo de golf a la empresa de la familia del que fuera peluquero de Aznar. La noticia, como habrán notado, nos interesa bien poco.

Lo jugoso del asunto es enterarse, a estas alturas de la película, de que Aznar tenía peluquero. No porque nos extrañe que un Presidente del Gobierno tenga peluquero personal, algo que se hizo más evidente si cabe siguiendo la (afurtanada, a nuestro entender) trayectoria estética seguida por el actual inquilino de La Moncloa.

Ni tampoco porque nos haya costado hacernos a la idea de que Aznar fuera un pionero de la corriente de metrosexualismo que vivimos hoy en día.

Ni siquiera porque no entendamos cómo un profesional de las cabelleras podía darle el visto bueno a la empanada aznaril que todos conocemos. Como verán me resistí a ilustrar, como siempre hacemos, esta entrada. Todos y cada uno de ustedes tienen aún fresco en la memoria su recuerdo favorito del pelucón de Aznar, y quién soy yo para pisotear ese momento proustiano tan entrañable y personal.

Lo que nos molesta realmente es que esa plaza no hubiera sido ofertada públicamente en su día. A la que todos los españoles de bien pudiéramos haber optado. A mí me habría encantado ser su peluquero. Para, sobre todo, rasurarle el bigote por las mañanas ¿Se imaginan qué placer?

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com