<$BlogRSDUrl$>

viernes, marzo 04, 2005

Zapatero's Place. Domicilio Presidencial 

Capítulo Quinto. ¿Tú no, verdad?

Arrimando la comisura


Palacio de la Moncloa, 23:25. Dormitorio presidencial.
El Presidente camina hacia el cuarto de baño presidencial, donde cumplirá con sus rutinarias actividades nocturnas de cuidado personal. Al pasar por los pies de la cama, se cruza por un momento en el campo de visión de Sonsoles, que sigue absorta el desarrollo de una película en la televisión presidencial.

ZP: ¿Qué ves?
Sonsoles: Una peli (contesta rápido, sin querer perder detalle).
ZP: Eso ya lo veo ¿pero qué peli es?
Sonsoles: No sé cómo se llama.
ZP: ¿Es buena?
Sonsoles: Pues si me dejas verla te lo diré cuando acabe.
ZP: Bueno, bueno, no te pongas arisca ¿Puedo saber al menos de qué va?
Sonsoles: (Aprovechando que en la peli no pasa nada interesante) Pues parece que el Presidente de los EE.UU. contrató a una prostituta y la cosa se le fue de las manos y la pobre acaba asesinada, allí mismo, en la Casa Blanca.
ZP: (Mientras se lava la cara con una toallita especial) ¿En la Casa Blanca?
Sonsoles: Sí.
ZP: Eso es increíble.
Sonsoles: (Distraída) ¿Qué?
ZP: Que eso es imposible. ¿Un presidente montándoselo en el propio palacio presidencial? Imposible.
Sonsoles: (Sin prestar mucha atención) ¿Sí?
ZP: Claro. Con la cantidad de salidas y viajes que tiene un presidente ¿para qué liar las cosas en su propia casa? Fuera es mucho más fácil, estaría chupao hacerlo.
Sonsoles: (Su interés va en aumento, se incorpora apoyándose en el cabecero presidencial) A ver, a ver, explícame eso.
ZP: (Mirándose en el espejo de aumento, se quita minuciosamente algunos pelillos rebeldes de entre las cejas) Pues claro, mujer. Y más un dirigente de su nivel. Piensa que cada vez que un jefe de gobierno se mueve por ahi, tiene a su disposición muchísima gente preparada para agradarle en lo que sea y convenientemente adiestrada para ser de lo más discreta. Ya sabes a lo que me refiero.
Sonsoles: (Encendiéndose, apaga el televisor) Pues no, no lo sé ¿Todo ese discursito machista también es aplicable al Jefe del Gobierno de España?
ZP: (Frena de golpe su actividad depilatoria, repentinamente consciente del malentendido) Sonsoles, no seas suspicaz, que sabes que no hablaba de mí.
Sonsoles: ¿Y yo cómo lo sé? Hay tanta gente discreta... Igual tú también lo estás siendo ahora.
ZP: (Apoya las manos a ambos lados del labavo y coge aire) ...
Sonsoles: Porque yo no sabía nada de eso que dices de toda esa gente dispuesta a complacer a un presidente...
ZP: Sí lo sabías.
Sonsoles: No en ese tono, José Luis. ¿Del viaje por Iberoamérica volviste convenientemente "complacido", como se merece un dirigente de tu nivel?
ZP: Pero qué dices, cari, si tú estabas allí.
Sonsoles: (Consciente de que ha exagerado un poco las cosas, decide seguir jugando con la ingenuidad de su marido) ¿No te gustó ninguna de esas brasileñas, tan sensuales y fogosas? ¿Porqué resistirse si tratan de complacerte discretamente?
ZP: (Anonadado) ¡Pero si estuvimos juntos todo el tiempo!
Sonsoles: Mmmmm, no sé, no sé. Sabiendo que te sería tan fácil... ¿nunca te plantearías la posibilidad...?
ZP: (Asomándose por la puerta del baño presidencial) ¿...de ponerte los cuernos?
Sonsoles: (Sonriente) ¿Ni aunque fuera con alguna pilingui de alto standing?
ZP: (Relajado por fin) Sólo con Kelly Lebrock, ya lo sabes.
Sonsoles: ¡Pero mira que eres antiguo, chico!
ZP: (Volviendo a sus labores) Bueno, la Bellucci no está nada mal...
Sonsoles: Pues a mí me ponen muchos.
ZP: ¿Muchos?
Sonsoles: Muchísimos. Y no dudaría ni un segundo en montármelo con alguno de ellos si pudiera.
ZP: Entonces nos divorciaríamos.
Sonsoles: Pero yo no quiero divorciarme. Acordaríamos que yo pueda divertirme con otros de vez en cuando, pero seguiríamos casados.
ZP: Ni de coña. Ni lo sueñes, vamos. No te dejaría hacerlo.
Sonsoles: Ah, no no no. Eso no vale. (Partiéndose de risa) Ya sabes, "si vivimos juntos, juntos debemos decidir" (Estalla en carcajadas, levantando los pies hacia el techo).
ZP: (Se le caen las pinzas de la mano. Cuando se repone del golpe bajo masculla) Algún día yo reiré el último, algún día...

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com