<$BlogRSDUrl$>

miércoles, mayo 18, 2005

El negociador 

Ahora que ya casi todo el mundo sabe que el Gobierno de Zapatero negocia con ETA se plantean algunos interesantes interrogantes. Y digo que casi todo el mundo aludiendo a los ingenuos dirigentes del PP que aun insisten en hablar en condicional ("si se negocia", "en caso de negociar", "sería un insulto"...) y tratando de sembrar dudas sobre algo que está ya más que demostrado: la negociación está en curso.

Ahora vienen los interrogantes. Ya sabemos que negocian, pero ¿cómo?

Primero se tanteó la exploración de la vía abierta por Carod-Rovira. Tratando de ser más discretos se analizó la posibilidad de excavar un túnel que comunicase directamente La Moncloa con Perpignan, pero los primeros estudios mostraron que su construcción agravaría seriamente el inestable estado del recorrido del AVE Madrid-Lleida.

Descartado el túnel se buscaron otras salidas. Primero se intentaron acercamientos disimulados, en lugares públicos, tipo película de espías. Se citaban los interlocutores escogidos por ambos "bandos" ocultando su quehacer en medio de situaciones urbanas cotidianas.
Empezaron probando en una herriko-taberna, pero el aspecto de funcionario del Ministerio del Interior del interlocutor gubernamental empezó a dificultar las cosas cuando los demás clientes quisieron atar su corbata al Puente Colgante mientras aun la vestía. Luego se fueron a un mercado en San Sebastián, pero cuando no confundían al representante de ETA con el carnicero (por el distraído olvido de llevar las manos manchadas de sangre), las interrupciones de las amas de casa en la cola de la pescadería ("¿Quién da la vez? - Aquel muchacho del pasamontañas negro, creo") hicieron imposible la conversación.

Más tarde se quisieron aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías de la comunicación. Los sms parecían una buena idea por su discreción, pero la masiva maquinaría socialista de envio de mensajes cortos de móviles terminó por saturar los servidores y la paciencia etarra.
Y tampoco se pudo hacer por el messenger. Siempre que Zapatero se conectaba saltaba la ventanita de Carod-Rovira pidiendo abrir una conversación a tres, algo bastante incómodo. Se le propuso al presidente marcar como "No admitido" al líder de ERC, pero este se negó por parecerle un gesto que "carecería del talante de diálogo propio de mi Gobierno".

Así que finalmente se ha optado por meter en el propio Palacio de La Moncloa al etarra negociador, disfrazándolo de tata de las niñas, con su cofia y su cuartito para el servicio.

Pero la negociación está resultando más difícil de lo pensado. Desde el principio a Sonsoles no le gustó nada que la nueva tata contara tan sólo en su currículum con un cursillo de la UPV llamado "Introducción al pensamiento pedagógico de Sabino Arana: Dejad que los niños se acerquen a mi, pero si son maketos me los apartas". Y el hecho de que se encierre de sol a sol en el despacho con su marido está empezando a agotar la paciencia de la primera dama.

Y eso es algo que jamás tendrá en cuenta la cúpula del PP: Zapatero se la juega doblemente en esta negociación. Igual se queda "sin puesto" y sin novia.

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com