<$BlogRSDUrl$>

martes, mayo 31, 2005

Objetos perdidos 

Una de las oficinas de objetos perdidos más antigua del mundo, ubicada en el centro de París, cumple esta semana dos siglos de vida. El Service des Objets Trouves parece un museo de excentricidades francesas, y según hemos sabido lo que más llega a este lugar son cosas pequeñas y cotidianas como celulares, lentes, carteras, paraguas y credibilidades políticas.



Pero también han llegado cosas insólitas como un vestido de novia, una pierna de madera, un cráneo, las cenizas de una persona cremada, placas dentales y un Primer Ministro (en la imagen), que fue devuelto por un taxista y que aún no ha sido reclamado por su dueño.

De saber a quién pertenece el objeto se trata de contactar a su dueño en cualquier parte del mundo. Uno de los ejemplos más recientes fue un desprecio democrático, encontrado entre el electorado francés, y que fue devuelto a sus dueños, los líderes de la construcción europea, quienes lo perdieron en un despiste mientras trabajaban con ese desprecio (ahora devuelto) de espaldas a los ciudadanos.

Sin embargo, no todos los objetos pueden ser devueltos y las cosas más extrañas permanecen en un pequeño museo que ha sido abierto en la oficina. Entre estos se encuentran una langosta que se encontró en el aeropuerto internacional Charles de Gaulle, una barra de oro de un kilo y las cenizas de un Tratado Constitucional.

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com