<$BlogRSDUrl$>

miércoles, junio 15, 2005

El problema del cheque 

Estos días se están regateando, entre los líderes europeos, los 'dineros' de la UE. Y las están pasando canutas para alcanzar acuerdos. No entraremos aquí al fondo del asunto (nunca lo hacemos ni nos interesa, lo nuestro es desinformar), sobre los porqués o sobre quién tiene razón y quién no; con "negociadores" del calado de Chirac o Berlusconi nos obligaría, por cuestiones de higiene, a mirar para otro lado permanentemente y la tortícolis que arrastramos desde trasladarnos a una "solución habitacional" de 170 cm hasta el techo (en su extremo más alto) no nos lo permite.



Pero sí sabemos que el principal problema tiene nombre: el "cheque británico". Al parecer, antes del conocido "Show me the money" de Cuba Goodling Jr. vino el "I want my money back" de Margaret Thatcher, aquella mujer que usaba bragas imantadas para que no se le resbalaran por el liso acero de sus caderas. Ella quería su dinero, her "bloody" money, y los gobernantes europeos decidieron darle lo que pedía, como haría cualquier hombre ante una genuina Ama inglesa.



Lo que no nos explicamos es que los británicos aceptaran ese peligroso método de pago que es el cheque. Menos conociendo a quienes se lo extienden. Y sino ¿se fiarían ustedes si Berlusconi les extiende un cheque por 5.000 millones de euros?
- No, carissimo amico, prefiero que me lo des en "cash".
- Me estás insultando ¿es que no te fias de mí?
- No te ofendas que no es eso. Es "por comodidad".
- ¿Y cómo lo quieres? ¿En billetes pequeños, antiguos y con números de serie no correlativos?
- Tú si que sabes, Silvio.
- Ah, son muchos años ya en el "negocio"...

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com