<$BlogRSDUrl$>

jueves, junio 02, 2005

Garganta profunda 

Nos enteramos al fin de que "Garganta profunda" es un nonagenario, antiguo alto cargo del FBI. Francamente, los señores estos (Woodward y Bernstein) serán el gran mito del periodismo moderno que ustedes quieran, pero a mi que me la chupe un anciano con los dientes picados en un garage oscuro no me pone nada. Y miren que somos partidarios de las parafilias sexuales, pero la gerontofilia se nos atraganta, qué le vamos a hacer.

Reuters


Sobre este asunto nos llama la atención, rebuscando en la hemeroteca de El País, que hay sólo dos entradas que hacen referencia al tipo en cuestión, Mark Felt (anteriores a esta semana). Una, en 1982, bajo el título "Diez años después del escándalo Watergate / y 2. Todavía quedan muchas preguntas sin respuesta" (por Alberto Valverde):

"[...]La vinculación con los servicios de espionaje o policiales no termina ahí. Existe otra tesis que apunta hacia el FBI, y más concretamente sobre Mark Felt, un hombre muy próximo a Edgar Hoover (el mítico, eterno y maquiavélico director del FBI), como la persona que intoxicó a los dos periodistas. Es factible, en este sentido, que el FBI dispusiera de información precisa en el caso, especialmente cuando se tuvo que contar con sus agentes para realizar las primeras investigaciones, algunas de las cuales fueron detenidas por presiones gubernamentales dentro del Ministerio de Justicia.[...]"

Y otra, más llamativa, de 1978 (21 de abril) y con el titular "Manifestación de policías federales por las calles de Washington. En protesta por el procesamiento de tres ex jefes del FBI":

"Cerca de mil agentes de la Oficina Federal de Investigación (FBI) se manifestaron ayer en el centro de Washington, para expresar su solidaridad con tres antiguos altos cargos de la policía federal, que están siendo juzgados por presuntas violaciones de los derechos civiles de los ciudadanos.

Los manifestantes [...], se concentraron a primera hora de la mañana frente a las puertas del Tribunal del distrito de Columbia, donde se celebró la primera sesión del juicio contra Patrick Gray, antiguo director en funciones de la FBI, y sus dos ayudantes, Edward Miller y Mark Felt. Los tres acusados se declararon inocentes de los cargos que se les imputan ante el tribunal. La acusación mantiene que los tres dirigentes de la organización policial violaron los derechos constitucionales de los ciudadanos norteamericanos al haber autorizado, en los primeros años setenta, allanamientos de moradas sin orden judicial contra sospechosos de pertenecer al grupo político izquierdista conocido como Weathermen.

[...]

Mientras arreciaban los aplausos de los manifestantes, que no portaban pancartas ni señales de ningún tipo, el anónimo orador añadió que «éste acontecimiento refleja nuestra preocupación y demuestra al pueblo norteamericano que nuestra lucha contra esos terroristas no fue más que la justa misión a la que nos consagramos con nuestro juramento». «Dios os bendiga a todos», respondió Mark Felt, visiblemente emocionado, antes de que los tres hombres, acompañados por sus abogados, entraran en el edificio del juzgado.

[...]

La campaña de saneamiento iniciada por Carter en los servicios secretos ha levantado una ola de protestas tanto en la CIA como en la FBI, que cometieron numerosos abusos en el pasado contra los derechos reconocidos por la Constitución."

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com