<$BlogRSDUrl$>

viernes, julio 22, 2005

Escenas cotidianas en la vida de un líder mundial 

En El Palimpsesto hemos tenido acceso al álbum oficial de George W. Bush, con anotaciones personales realizadas por él mismo. No es como una edición de "El Príncipe" de Maquiavelo comentada por Napoleón pero al fin y al cabo este blog da de sí lo que todos ustedes saben.



Aquí estoy yo con un señor muy gracioso, que se empeñaba en quitarse los zapatos cada vez que entraba en una casa. Los zapatos también muy graciosos, como de Aladino. Me dijeron que le llevara de la mano, que le hacía ilusión. No debe haber tenido papás que le enseñen a valerse por sí mismo, como yo, y por eso no me importó aunque llevara vestido y no pantalones. Tenía las manos ásperas.



Aquí salgo yo con una señora que era reina o algo así de un país de Europa como los que salen en las películas. Era su cumpleaños, pero yo quería soplar las velas y no me dejaban. Condi les convenció para dejarme soplar. Me gusta mucho soplar las velas, pero me canso mucho cuando termino y luego me cuesta respirar. Pero sólo un rato.



Este es mi gato, que nunca me acuerdo como se llama. Pero es muy divertido jugar con él, me hace muy feliz. Espero que no se muera nunca.



Este señor venía de un país muy lejano, me dijo Dick que es dónde vuelan las alfombras, como en Aladino. Me gustó mucho la película ¡El genio de la lámpara era divertidísimo! Llevaba un turbante en la cabeza que era muy gracioso. Cada vez que lo miraba se me escapaba la risa. Y eso que Condi me tiró la bronca. Pero no podía dejar de mirarlo.



Aquí estamos todos rezando. Me tocó darle la mano a una vieja, pero no me importa. Rezar es aburridísimo. Y no es que no quiera a Dios. Pero debería ser menos aburrido.



Este señor viene desde hace un tiempo a las reuniones de mi gabinete, aunque no sé porqué ni quién le ha invitado, porque ya tengo criado y de momento tampoco vamos a hacer obras en casa. A mí me hace mucha gracia que un chaparrito hable en inglés, y sin acento como en las películas. Me da la risa cuando le oigo, pero disimulo muy bien.



Otra vez el señor del turbante ¡Qué gracioso es! Los mayores brindaron con vino y champán pero a mi sólo me dejaron brindar con agua. No me gustan los brindis.



También me hicieron llevar de la mano a este otro señor. Debe ser que en el extranjero la gente no tiene papás. A lo mejor son terroristas y por eso se van de casa y los niños se quedan solos. Pero este señor no era terrorista porque no lleva barba.



Un día me dieron un bebé, que es como un niño pero más pequeño. Huelen raro, pero es divertido porque son blanditos y te cogen la mano. Pero huelen raro.



Aquí salgo haciendo un truco de magia, porque yo se hacer magia. Paul me enseñó, que él se sabe muchos trucos. Pero sólo me sé la primera parte, lo de "nada por aquí, nada por allá". Lo de después nunca me sale. Paul me dice que tengo que practicar y esforzarme para que me salga. Ya no me cae tan bien, Paul.



¡Otra vez el señor del turbante! Le han hecho más fotos que a mí, tengo que decírselo a Condi. Si es mi álbum nadie puede salir más que yo ¿no? Jeje, parece que a Dick no le hace gracia el turbante, jeje. A mí sí.

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com