<$BlogRSDUrl$>

martes, julio 19, 2005

Volviendo de Barcelona 

Regresamos el domingo de Barcelona en donde, además de quemarnos cual calamar el costado derecho de nuestra propia persona humana y destrozarnos los pies pateando sus calles, aprovechamos para pasar una tarde por el Copyfight de los niños de Elástico. Más concretamente a la ponencia en la que algunos muchachos, guiados por Nacho Escolar, hablarían sobre los problemas del copyright aplicados al mundo de la música. Entre todos plantearon el problema, pero tuvo que llegar David Bravo para rematar la faena. Pretendidamente tímido (hasta le escuchamos decir que le daba corte sentarse con su cerveza en la mesa de debate...) pero abiertamente genial y cautivador cuando se enfrenta al auditorio, expuso el asunto, centró los temas, aclaró dudas y mató de risa hasta al conserje. Más tarde, en el turno de preguntas (tras plantear su duda mi admirado y combativo Defunkid), y cuando un chico le hablaba sobre Montesquieu y aseguraba "yo es que creo que hay un cuarto poder que es la prensa que está en connivencia con el poder ejecutivo" no pude aguantar más (me abruma que me descubran el Mediterráneo, así sin avisar) y decidimos seguir admirando casas raras.

El caso es que, por lo que pudimos ver, fue todo un éxito. El auditorio permanentemente repleto, incesante actividad en el hall, las ramblas llenas de guiris en bikini, un policía corriendo con casco de motorista por la Plaza Cataluña detrás de unos 40 negros con sus "mantas"... Lo dicho, un éxito. También aprovechamos, algo indispensable cuando se viaja, para hojear la prensa local y así mejorar "el retrato" del lugar visitado. Haciéndolo descubrimos una noticia espeluznante (en la edición del domingo de 'El Periódico de Catalunya') que no entendemos cómo no ha tenido aun eco a nivel 'nacional'. Hela aquí resumida (y el link, exige suscripción):

Malas horas para la sardana

• La Unió de Colles Sardanistes se queja del desinterés político por la danza catalana y de la falta de jóvenes
• De las 500 'colles' que competían en 1992, ahora sólo quedan 105


Los dansaires de sardanas se quejan de que cada vez son menos y cada vez les cuesta más alzar los brazos, elevar los pies y sonreír al público y al jurado. La sardana anda cabizbaja por desinterés político y juvenil.
(...)
"Si los políticos y los medios de comunicación no se toman en serio el baile de la sardana, estamos condenados a desaparecer. Somos un grupo marginado. Antes se enseñaba en las escuelas y ahora ya ni eso", denuncia Joan Morros, vicepresidente de la Unió de Colles Sardanistes.
(...)
"Ganamos trofeos, pero sin el reconocimiento de los políticos. La sardana ya no es símbolo de resistencia y se ha convertido en una gran desconocida para los catalanes. Ahora los políticos apuestan por las tradiciones que vienen de otros países y se olvidan de las nuestras", se quejaba Samper.
(...)
Miquel Ramels, de 21 años, lleva una década dedicado a la sardana. Antes bailaba con Mare Nostrum y ahora, en la colla Violetes del Bosc. Como a Laia, fue su abuela quien lo introdujo en la sardana. "La gente dice que es aburrida, pero ni siquiera saben cómo se baila".


Para que sean conscientes de la gravedad del problema, les vamos a disfrazar esa misma noticia de diversas maneras, a ver si se hacen una idea:

Malas horas para el chotis

• La Asociación de Chulapos y Chulapas de Madrid se queja del desinterés político por la danza madrileña y de la falta de jóvenes
• De las 500 peñas que competían en 1992, ahora sólo quedan 105


Los chulapos se quejan de que cada vez son menos y cada vez les cuesta más agarrar a su pareja, moverse sobre un ladrillo y sonreír al público y al jurado. El chotis anda cabizbajo por desinterés político y juvenil.
(...)
"Si los políticos y los medios de comunicación no se toman en serio el baile del chotis, estamos condenados a desaparecer. Somos un grupo marginado. Antes se enseñaba en las escuelas y ahora ya ni eso", denuncia Juan Jeta, vicepresidente de la Asociación de Chulapos y Chulapas.
(...)
"Ganamos trofeos, pero sin el reconocimiento de los políticos. El chotis ya no es símbolo de resistencia y se ha convertido en una gran desconocida para los madrileños. Ahora los políticos apuestan por las tradiciones que vienen de otros países y se olvidan de las nuestras", se quejaba Sánchez.
(...)
José Escaso, de 21 años, lleva una década dedicado al chotis. Antes bailaba con 'La Latina' y ahora, en la peña 'La violetera'. Como a Clara, fue su abuela quien lo introdujo en el chotis. "La gente dice que es aburrida, pero ni siquiera saben cómo se baila".


Malas horas para la Iglesia

• La Conferencia Episcopal se queja del desinterés político por la fe católica y de la falta de jóvenes
• De los 500 seminaristas que se preparaban en 1992, ahora sólo quedan 105


Los obispos se quejan de que cada vez son menos y cada vez les cuesta más dar misa, confesar a las ancianas y sonreír al público y al Vaticano. La fe católica anda cabizbaja por desinterés político y juvenil.
(...)
"Si los políticos y los medios de comunicación no se toman en serio la fe católica, estamos condenados a desaparecer. Somos un grupo marginado. Antes se enseñaba en las escuelas y ahora ya ni eso", denuncia Juan A. Martínez Camino, portavoz de la Conferencia Episcopal.
(...)
"Salvamos almas, pero sin el reconocimiento de los políticos. La fe católica ya no es símbolo de resistencia y se ha convertido en una gran desconocida para los fieles. Ahora los políticos apuestan por las tradiciones que vienen de otros países y se olvidan de las nuestras", se quejaba Rouco.
(...)
Jesús Santos, de 21 años, lleva una década dedicado a la fe católica. Antes asistía en la Parroquia de San Agustín y ahora, en la del Santo Niño del Cebú de Filipinas. Como a Carlos, fue su abuela quien lo introdujo en la Iglesia. "La gente dice que es aburrida, pero ni siquiera saben rezar el Credo".

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com