<$BlogRSDUrl$>

miércoles, julio 27, 2005

Zapatero's Place. Domicilio Presidencial 

Capítulo Séptimo. La maleta a La Mareta



Palacio de La Moncloa, 20:35. Dormitorio Presidencial.

La familia Rodríguez Zapatero - Espinosa Díaz prepara meticulosamente las maletas para su veraneo en La Mareta. La gente del servicio de la Moncloa y de protocolo ya se había encargado, pero el Presidente y su señora son irreprimiblemente minuciosos con estas cosas y han decidido "repasarlo" todo. Sobre la cama se amontonan concienzuda y metódicamente las distintas prendas según categorías, mientras los demás objetos que se llevarán se agrupan "temáticamente".


ZP: ¿Qué hace este cargador de móvil junto a las cosas de fotografía?
Sonsoles: Ah ¿es el del móvil? Pensé que era el de la cámara digital.
ZP: Pero cari, la cámara es Olympus y en este cargador pone claramente Nokia ¿ves?
Sonsoles: (Sigue con sus cosas) Ah, vale.
ZP: No estás mirando ¿ves que pone Nokia? (alargando la mano hacia ella)
Sonsoles: Que sííí.
ZP: No me des la razón como si yo fuera un loco neurótico, que luego bien que te quejas cuando falta algo.
Sonsoles: Es que te pones insufrible a la hora de hacer las maletas, parece que no hayas viajado en tu vida.
ZP: Vale, ya veo cómo agradeces que me preocupe por que todo salga bien.
Sonsoles: (Ignorando la pataleta) ¿Has visto el libreto de 'Don Giovanni'?

Entran en escena las hijas presidenciales, decididas en la actitud pero timoratas por la razón que las ha llevado hasta el cuarto de sus padres. El Presidente está enrollando el cable del cargador "correctamente, no de cualquier manera". Se acerca hasta él Laura, la mayor, y tras lanzarle una última mirada a su hermana toma aire y espeta:

Laura: Papá ¿a que es verdad que en nuestra casita de verano hay una señora muerta?

Al Presidente se le deshace la "madeja" desde sus manos hasta el suelo. Reacciona veloz Sonsoles, reconociendo en su marido el mismo gesto de parálisis nerviosa que experimenta cada vez que Carmen Calvo dice 'guay', 'chachi' o 'dabuten'.

Sonsoles: ¿Pero cómo va a ser eso hija mía? ¿De dónde lo has sacado?
Laura: ... (No quería que fuera mamá la que respondiera, es mejor papá que no tira broncas)
Sonsoles: Ya sabes que a mamá no le gusta que digáis mentiras ni que os inventéis cosas.
Laura: Pero...
Sonsoles: Ni peros ni peras ¿Has terminado ya tu maleta? (La niña agita la cabeza de lado a lado, con la mirada en el suelo) Pues hala, ya sabes lo que tienes que hacer.

Laura se retira cabizbaja mientras su hermana sonríe y le hace muecas, acompañándola de vuelta a su cuarto. Algo se rompe en el alma del Presidente al ver ese gesto de su primogénita, la niña de sus ojos. Además, se prometió no tener nunca secretos con su familia y considerando que este es un buen momento para demostrarlo...

ZP: Espera, que yo se a qué te refieres. (Se convierte en un frágil muñeco de vudú al que se le clava la dolorosa mirada de la Primera Dama en la espalda, pero decide seguir adelante, convencido de que ya es inevitable pasar la primera semana de veraneo sin "tocar pelo") Pero no hay ninguna señora muerta allí, cielo. Es sólo que hace unos años una señora muy mayor que estaba muy enfermita se murió allí.
Laura: (Girándose hacia su hermana, llena de rabia y reproche) ¿Veeees?
Sonsoles: (Con los ojos de Bruce Lee después de saltar mortalmente sobre el supervillano que asesinara a su hermana en 'Operación Dragón', y forzando la voz para no gritar) José Luis ¿puedo hablar contigo un segundo?
ZP: (Se sienta al lado de la cría, en el suelo. Sabe que ya son dos semanas sin hacer uso del matrimonio) Pero en seguida se la llevaron y ahora está enterrada en un sitio muy bonito, una habitación toda de mármol, como el salón de casa.
Laura: ¿También hay una señora muerta en el salón?
Sonsoles: ¡José Luissss!
ZP: (Tres semanas y subiendo) No, gordi, digo que está enterrada en un sitio tan bonito como el salón de casa ¿porque a ti te gusta mucho el salón de casa, verdad que sí?

Alba, la pequeña, empieza a sollozar.


ZP: (Coge su bracito y tira de ella hasta sentarla sobre él) ¿Qué te pasa, ratoncito?
Alba: (Entre lagrimillas) No quiero una señora muerta en el salón, échala de ahí.
ZP: (El verano entero en el cuarto de invitados) Pero no hay ninguna señora muerta en el salón, lo que pasa es que tu hermana es un poquito preguntona...

Laura, herida por las palabras de papá, comienza a gimotear también. Sonsoles resuelve dar un paso al frente, aparcando por un momento el antojo de saborear el corazón de su marido, sin cocinar y sin cubiertos, consciente de que empieza a estar en juego la futura estabilidad mental de su prole. Coge a ambas niñas de la mano, rescatándolas de las inconscientes garras de su padre y se las lleva hacia el salón.


Sonsoles: Venid conmigo, que os voy a enseñar que en el salón no hay nadie y luego nos vamos a tomar un helado de los que nos compró Martita ayer ¿queréis? ¿sí?
ZP: Llamo a Protocolo para que tengan lista la habitación de invitados ¿no? O casi mejor el bungalow de al lado, o el que está más allá de la piscina, sí, mejor, así estaremos más anchos, que ahora con el calor...

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com