<$BlogRSDUrl$>

miércoles, junio 29, 2005

¿Se imaginan? 

"La Policía ha detenido a una persona en el marco de la operación "Tigris" sobre terrorismo islamista que trabajaba de albañil en las obras de acondicionamiento de un chalé de Josep Pujol Ferrusola, hijo del ex presidente catalán Jordi Pujol.
Fuentes próximas al ex presidente de la Generalitat han confirmado que el detenido, de nacionalidad marroquí, trabajaba en una obras de un chalé del hijo de Pujol ubicada en la Tour de Querol, en la Cerdaña francesa. Estas fuentes han suscrito que en el momento de la detención, el ciudadano marroquí conducía un vehículo todoterreno propiedad de Marta Ferrusola, esposa de Jordi Pujol".

Simple casualidad ¿no?

Ahora imaginen que estamos hablando del hijo de Felipe González y del coche de Carmen Romero. La escenita de Meg Ryan en "Cuando Harry encontró a Sally" se quedaría en nada comparada con los voluptuosos gemidos que se oirían en determinadas redacciones de nuestro querido país.

|

La realidad 




Lo que jode de noticias como ésta que se les muestra es que no se nos haya ocurrido antes a nosotros.

|

martes, junio 28, 2005

"Mexan por nós e din que chove" 

Durante la pasada (y límpida) campaña electoral, Fraga arremetió contra el Gobierno socialista porque, según él, tiene "todo parado" en cuanto al Plan Galicia. Y para 'ilustrar' su postura soltó una frase mítica que añadiría el gusto por la urolagnia a la ya archipresente gerontofilia en la política gallega. Por un momento llegamos a temernos que la cosa se fuera de madre y las 'vellas' de las aldeas terminaran lanzándose a los sex-shops a comprar consoladores con la forma del protuberante frontispicio del ex-líder popular.

"Hay quien quiere jugar a aquello de que mean encima de nosotros y dicen que llueve"




No, queridísimo don Manuel. Le han meado y ya nadie lo niega. Está chorreando, pero ahora tiene usted cuatro años para ventilar el hedor de los orines. De momento ya puede quitarse la faja Vulcan. Y Dios quiera (por usted) que sean cuatro años, porque son muchos los que ya apuestan por lo que durará a este lado de la laguna Estigia ahora que ya no 'luce' cargo oficial, como antes lo hicieran con Juan Pablo II o Frank Sinatra. Y su Caronte particular habrían de ser los gallegos de allende los mares, los muy traidores, con lo que usted les cuidó. Hasta después de muertos. Pero esta vez ellos (los muertos) no se han molestado, como hicieran antaño, en ir a votarle. Y le han botado.

Y mucho ha costado hacerlo. No sé si recordarán que hace unos días encontraron a un par de ancianos soldados japoneses de la 2ª Guerra Mundial en las montañas del sur de Filipinas. El día que siendo unos jóvenes e ingenuos servidores del Imperio del Sol Naciente se adentraban en la selva filipina Fraga ya era letrado en las Cortes. Cuando les encontraron sólo pudieron articular un par de frases:

- Soldado 1: "Y don Manuel qué ¿otra vez con un cargazo?"
- Soldado 2: "Ni se imagina cuánto hemos echado de menos el papel higiénico"



Ninguno preguntó si el Real Madrid había ganado la Copa de Europa. Esencialmente porque cuando terminó la 2ª Guerra Mundial aún pasarían 10 años hasta que se inventara tal trofeo. Por entonces Fraga ya era secretario de la Comisión de Asuntos Exteriores. Ahí arriba les mostramos al pobre anciano (se le nota en la mirada lo del papel higiénico), recién rescatado, mostrando la foto que le autografío el ex-presidente de la Xunta el día de su primera comunión. Después de echarle la firmita, porque ya sabemos cómo es, le pegaría al muchacho un rapapolvo porque quiso abrazarle y don Manuel no estaba para mariconadas. No se extrañen por lo del abrazo; si estos chicos creían que su Emperador era un Dios y les iba el 'rollito' Eje, lo normal es que también admiraran a Fraga.

Un último apunte. Hemos revisado francamente azorados la lista de los electos por parte del PSdeG, buscando un tamayo. No lo hay. Pero sí un Ramallo (pdf). Échome a temblar. Porque haberlos, hailos.

|

martes, junio 21, 2005

Siempre nos quedará Pontevedra 

Supongo que ya conocen el tópico de la falta de decisión del gallego: de encontrártelo en unas escaleras no adivinarías si sube o si baja. Está demostrado que la metáfora es una gilipollez. Para qué una metáfora si nos acaban de conceder un paradigmático ejemplo. Ya han votado, ya han contado los votos, pero aún no se han decidido. Sólo un gallego podría continuar indeciso después de haber tomado partido.
Si Franco levantara la cabeza, como buen gallego que era, ya se encargaría de darles un empujoncito para que se decidieran. O no (como diría otro gallego; Rajoy), porque sin duda estaría muy ocupado yendo de manifestación en manifestación.



Y los analistas que se empeñan en buscarle (con escaso tino) paralelismos en la Historia reciente a esto que está pasando. Porque ahora toca recontar y recontar. Y a poco que esté apretada la cosa, revisar y revisar, impugnar e impugnar. Para que al final termine decidiendo el hermano de Bush. Las ansias de poder de esa familia no tienen parangón.



Como ven en la imagen el asunto era bien sencillo ¿Galicia es un camión de portes y mudanzas? Algo así. Sólo tienen que aclararse sobre si lo que quieren es hacer la mudanza y cambiar de aires o guardar los muebles por si acaso, en plan conservador ¿De verdad era tan difícil? Mudanzas o guardamuebles, está clarísimo.

|

Prodi vs. Barroso 

Hoy hemos estado en la Casa Blanca, entrevistándonos con Bush. No, no se trata de otra genial exclusiva de El Palimpsesto. "Hemos estado" como europeos, representados allí por los líderes de nuestra Unión, que de tan cercanos y democráticamente legitimados que están nos hacen sentir como en su misma piel.

De la entrevista sólo se ha podido sacar una conclusión: Bush se lleva bastante mejor con el actual presidente de la Comisión Europea, Durao Barroso, que con su predecesor, el socialista Prodi. Lógico: Barroso es, no lo olvidemos, de la cuadrilla de Las Azores. Se les nota en la mirada que hay "feeling"; lo malo es que sus creencias les impiden usar condón, con los peligros que conlleva el hacerlo "a pelo", también llamado "a la vaticana". Pero bueno, tampoco serían los primeros en mancharse en el 'Despacho Oval'.



En cambio 'Il Professore' le tocaba los cojones. (Y la actitud del sueco Persson no ayudaba demasiado).

|

domingo, junio 19, 2005

Aquí huele a cura. Pues yo no he sido 

Después de acudir a la lectura del manifiesto de los colectivos gays, de una nutritiva comida, de una pequeña siesta reponedora y de preparar el equipo de guerrillero-blogger (descartamos llevar cilicio; parecía apropiado para el evento pero restaría movilidad), encaminamos nuestros pasos hacia la plaza de Colón, a unos cientos de metros del lugar de la convocatoria. Preferimos llegar desde fuera que aparecer ya dentro del meollo, así podremos hacernos una mejor composición de lugar. Ya en el metro encontramos a las primeras monjas. En mi vagón vemos sentadas, frente a frente, a una religiosa circunspecta y a una cría con minifalda, botas militares y medias de rejilla maquillándose en plan “siniestro”; feliz metáfora de lo que será esa tarde en Madrid. Todavía no son las 5.



Las circunstancias me obligan a guiar hacia la salida de la estación a una expedición de septuagenarios sevillanos bastante perdidos. Andando por los túneles, una pareja joven, con banderas del Vaticano impresas en sus camisetas, hace planes para el verano: “Vámonos a Ibiza, tío”. De peregrinaje a sus lugares sagrados y de recogimiento, suponemos en seguida. Al llegar a la calle creemos habernos equivocado y haber dado a parar en el Parque de Atracciones. Viendo a tanta familia con niño y globito descubrimos de golpe que el tono de esta manifestación será bien distinto al de la de hace dos semanas. Muchos, muchísimos niños, globos por todos lados, ambiente festivo. Caminando hacia Cibeles, uno se va encontrando con gente que le ofrece carteles de todo tipo, banderitas, abanicos, revistas. La tropa empieza a desplegar sus carteles o toma aire sentada en el césped y los bordillos, haciendo tiempo hasta el momento de ponerse en marcha. Unos niños muestran con su pancarta que aquí la gente ha venido con la lección aprendida “Vaya desmadre, queremos padre y madre”, uno de los lemas propuestos por la organización que se repetirá en muchas otras pancartas.

Ya junto a Cibeles, a la sombra de los árboles, el personal prepara la fiesta. Se reparten globos, sprays de colores y ruidosas bocinas: el kit del perfecto payaso. Hay un caos absoluto a mi alrededor; chicos inflando los globos con bombonas, ruido de los que estallan, bocinas resonando, griterío de niños. El gentío se mueve desorientado, expectante. Primer coro: “No lo olvides, Zapatero, la familia es lo primero”. Me asalta, otra vez, un “activista” que intenta encasquetarme la revista ‘Autogestión’ (pasando por caja, claro). Hasta tres veces negué a ‘Autogestión’ antes de que cantara Rouco. Muchos colectivos pidiendo dinero para muchas causas. "A nosotros no nos subvencionan", dicen. A las 17:15 el tráfico no está cortado aún alrededor de la diosa madridista. Un animador despierta el entusiasmo de la parroquia, haciéndoles cantar: “¡¿Qué queremos?!” “¡Padre y madre!”, “¡¿Qué queremos?!” “¡Padre y madre!”, le responden una y otra vez. Un hombre solitario sostiene un pequeño cartel: “Me gusta la familia como la inventó Dios”.



¿Qué oyen mis oídos? ¿Tambores? ¿Bazucada? ¿Carlinhos se ha venido con los curas? ¡No!, pero casi. La multitud se lo está pasando en grande, hay muchas ganas de pasarlo bien. Bailan al ritmo de los tambores, cantan sus lemas y los más jóvenes juegan a guerras de sprays. Otro animador (hay muchos, cada uno con su megáfono y su parroquia a la que arengar) machaca insistente: “Zapatero, mentiroso, de la Iglesia eres moroso”. Es la misma idea que maneja una de esas revistas que repartían por ahí. No tenemos demasiadas ganas de preguntar a qué se refieren, aunque no estaría de más. Mucha gente pasea este otro lema en pequeños carteles dados por la organización: “Obispos sed valientes o estáis solos”.



No muy lejos de mí, junto al Banco de España, detrás de un curioso cartelón (“Defendemos la familia porque somos socialistas”) el speaker cantarín versiona el “No nos moverán”:

‘No, no, no nos va a engañar,
No, no, no nos va a engañar,
Porque Zapatero es un mentiro-o-oso,
No nos va a engañar.

Pisos de 30 metros,
No nos va a engañar,
Y la Ministra vive en un pala-a-acio,
No nos va a engañar’



Y así iba relatando todos los males del Gobierno socialista. La Cibeles se llena de globos y gentío. Pasa un grupo de monjas, pastoreadas convenientemente por un cura, que les dice por dónde ir y cuándo parar. Banco de peces, bandada de pájaros, piara de cerdos ¿Cómo se llama a lo de las monjas? Sea como fuere, nos encontraremos con algunos grupitos más. “Un bote, dos botes, Zapatero el que no bote”, “La familia no se toca”, “Y luego diréis, que somos 5 o 6”, gritan los asistentes. Un viejo intenta aportar su grano de arena inventando un lema, con escaso éxito: “Dónde está / Zapatero / no se ve / tu talante”. Este ha oído campanas (pretende usar una conocida ‘coplilla’) pero no sabe dónde.



Estoy sentado sobre una barandilla, y controlo visualmente la situación. Viene hacia nosotros la primera salida de tono, en forma de pancarta: “¿Padres bujarras? Pos va a ser que no”. Un tipo se encarama a mi lado, la fotografía y al bajar le dice sonriente a su amigo: “Jose, acabo de ver la pancarta perfecta”. Pasa una destartalada primera cabecera. Son las 17:35 y se supone que la cosa no empezaba hasta las 18:00. “Zapatero, dimisión”. “Que bote, que bote, que bote la familia” ¿La de Zapatero? No entiendo, pero ellos botan y se lo pasan en grande. Otro cartel reza: “ZP, tú también tienes padre y madre”. Bastantes carteles repiten esa idea, reveladora como pocas. Pero se ve que aquí es importante resaltar que el presidente del Gobierno tiene progenitores, porque serán varios los que lo hagan. Leyendo entre líneas esos y otros carteles (cuando me pongo analítico puedo ser un hacha) intuyo que quieren transmitir que él tuvo padres y ahora le va a negar ese derecho a los demás. Hasta ahí puedo leer; sobre todo porque el concepto no tiene mucho recorrido que digamos.



Un cincuentón, sentado a mi lado desde hace rato y cubierto con una gorra promocional de un banco, rompe su silencio para decirle a los manifestantes que pasan junto a nosotros “Que vais a llegar a Sol muy pronto…” en tono paternal. Otro cincuentón se sienta con nosotros y corea: “Zapatero / Presidente / ¿cuántos años / tienes?”. Juro que pretendía ser una tonadilla que repitiera el personal. No sé si será el mismo señor de antes o es que me rodea un colectivo de disléxicos católicos (más tarde un adolescente gritará encendido: "Luego dirán, que somos 5 o 6", sin darse cuenta de que con 'dirán' no rima). Más monjas, se ve que han abierto los conventos de clausura y las han soltado para que vengan. Un día especial para ellas, supongo. Algo así como el viaje de fin de curso del cole, pero sin escarceos amorosos. Señoras (yo pude ver a 2) pasean orgullosas fotos familiares con todos sus vástagos. Amor de madre.



¿He dicho ya que la muchedumbre se lo está pasando en grande? Pues aún va a más cada vez que nos sobrevuela un helicóptero. Empiezan a llegar más pancartas jugosas “Fuera okupas del matrimonio”, “ZP ¿Aprobaste biología en EGB?”, “Sr. Conde Pumpido ¿puedo… gesticular?”, “Socorro, no quiero ser el hijo de Pedro y Juan Fernando” (se entiende que lo está diciendo un lunni que lleva pegado). Son las 18:00 y ya está todo repleto hasta Sol.

Empiezan a gritar “Televisión, manipulación”. Mi compañero se enciende con esta rima y corea con vehemencia. “Grite lo que quiera”, me digo, “pero no se balancee tanto que nos va a tirar de la barandilla”. En eso que se acerca un matrimonio de desconocidos (para mí y para el señor, supongo que entre ellos sí se conocen) y le dicen, jocosos:
- No grite que le van a detener (risas).
- Somos sospechosos – responde – de tener voz.
Asienten sonrientes y prosiguen su marcha. Y entonces el acabose.



De pronto, al otro lado de la glorieta, empieza a ascender, tirado por globos gigantes, un inmenso lienzo que termina de volver locos a los asistentes. Vivas a la familia. La descomunal tela dice: ”La familia sí (no sé qué)”. 'No sé qué' porque no terminó de desplegarse, antes de que yo me fuera de allí al menos, y no lo pudimos leer. Miles de globos, escapados (no soltados), vuelan por el cielo de Madrid. “Sí, sí, sí, la familia ya está aquí”. Segundo intento de desplegar la tremenda pancarta… Segundo nulo. La gente se lamenta. Una mujer enseña una cartulina: “Lesbimonio no es matrimonio”. Unos señores comentan: “Este de Cristo no sabe nada, qué va a saber”. Otro cartel; por un lado “Zapavader, abandona el lado oscuro”. Por el otro “Rajoy Wan Kenobi, que la fuerza te acompañe”.

Todo está abarrotado, no avanza. Nos estamos achicharrando (eso me pasa por no hacer caso de las recomendaciones de ir cubierto) y decido que es buen momento para irse, no es plan de hacer esperar al brasileño de los tambores. La huida nos lleva 20 minutos y nos hace vivir momentos auténticamente agobiantes y claustrofóbicos. El gentío está apelotonado y sólo una hilerilla se mueve muy despacio en el sentido que me permitiría escapar, lo demás colapsado. Una mujer, a mi lado, amenaza con desmayarse. Si lo hace juro que le piso hacia abajo para que nadie se dé cuenta; el revuelo que ocasionara podría ser mortífero. Casi no lo contamos, pero logramos escapar. Sólo una hora y media, pero creo que ya he cumplido como cristiano.

Las fotos que hicimos.

|

sábado, junio 18, 2005

No es una contra-manifestación 

Para que luego no nos acusen de partidistas, decidimos acercarnos este mediodía a la concentración de las asociaciones de gays, lesbianas y transexuales en el monumento a la Constitución, junto al Museo de Ciencias Naturales.



De camino hacia allá me cruzo, frente a una parroquia, a un grupo de quinceañeros siendo arengados por el párroco para la manifestación de la tarde. "La cosa promete", pienso. Llegamos al lugar del acto a eso de las 11:25. No hay nadie; sólo un par de bafles, que ya dejan escapar suavemente melodías ascensoriles, un par de banderas multicolor que los cubren, algunos medios que preparan sus tinglados y la conocida Boti García Rodrigo, una de las mayores mandamases del movimiento gay español y compañera (quizá esposa en el futuro) de Beatriz Gimeno, actual Presidenta de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (FELGT), que también anda por allí. Ellas se lo guisan, ellas se lo comen. Y no me vengan con chistes fáciles.



Nos tumbamos a esperar en la única parcela de césped que no está siendo regada por los aspersores y la cosa poco a poco empieza a coger cuerpo. Aunque sigue habiendo más prensa que "civiles". Primeras entrevistas, los cámaras se desplazan en manadas, retratando juntos todo lo retratable; uno filma a un tipo con un cartel, todos a filmarle; que otro retrata el monumento, todos detrás. Los aspersores han hecho de las suyas: charcos y barro por doquier. Mis zapatillas lo atestiguan. Los medios se mueven a mi alrededor, cayendo uno detrás de otro en el charco-trampa: prometí no implicarme, por eso no aviso. En esas hace su aparición el presidente de Movimiento Contra la Intolerancia, Esteban Ibarra. Lógicamente, este no se pierde una, le gustan las cámaras tan poco como a Belén Esteban. Antes presidía Jóvenes Contra la Intolerancia, pero le empezaron a salir las canas así que si Mahoma no va a la montaña... cambiamos el nombre de la ONG.



Casi a las 12 empiezan a llegar algunas familias (de las malas) con niños de todas las edades. Los pobres disimulan muy bien que están siendo sodomizados y no sé cuántas barbaridades más por sus padres. La música se anima, rollito "pet shop boys" en plan tranquilo. El técnico de sonido suelta, desprevenido, algunos exabruptos al micrófono mientras lo instala; esperemos que no esté contratado también esta tarde, porque si se le escapa allí ese "mecagüen Dios" puede terminar con sus huesos adornando, a modo de bandera pirata, la pancarta de Monseñor Rouco. Un fotógrafo, quejándose del calor, dice: “Y todavía queda la de esta tarde”. A Noé le vas a hablar de la lluvia, querido. Llama la atención un anciano con un pequeño cartel "No soy de vuestra cuerda. Apoyo las demandas avalada por las Cortes". Otro cartel: "Los obispos que digan misa".



Al llegar mediodía proceden los convocantes al levantamiento de las banderas, como indicando que efectivamente es allí el acto. Mientras me muevo miro al suelo, para evitar más trampas; las sandalias de cuero están sobrerrepresentadas en el colectivo gay, del mismo modo que más tarde, por Cibeles, serán naúticos y castellanos quienes reinen en los suelos. Uno de los convocantes coge el micro para invitar a todo el mundo a "ocupar" el monumento junto a ellos. "Ándate con ojo", me digo "que te toman la palabra unos okupas de verdad y en menos que canta un gay 'I will survive' te montan un centro social autogestionado y antiautoritario". Empiezan las intervenciones de los representantes y todo son matices para aclarar que “esto no es una contra-manifestación”. Es sólo “una rueda de prensa”.



“Nuestra manifestación será el 2 de julio, día del Orgullo Gay… bla, bla, bla,… que tengan valor de decir lo que piensan… bla, bla, bla,… nacionalcatolicismo… bla, bla, bla,… convocada también por Falange… bla, bla, bla,… Ansuátegui no nos dejó…”. Se hacen a la idea ¿no? Son las 12:20 y siguen llegando rezagados, que se añaden para sumar un millar largo, quizá dos. Y entonces dan paso a ¡¡Pilar Bardem!!, que va a leer el comunicado oficial, firmado por 1.610 asociaciones de todo el mundo mundial. Ovación de lujo. La custodian Inés Sabanés, Concha Velasco y Loles León. Antes de empezar suelta la clásica expectoración (con sustancia) del que se mete 20 ducados al día, dejando maltrechas las sensibilidades de los blandos de carácter como yo. Interrumpida cada dos frases para aplaudir sus palabras, recibe otra gran ovación cuando finaliza, de su propia cosecha: “Y yo añado: ¡Que nos dejen ser felices!”. Vale, no es muy ingenioso, pero al menos no ha citado el archiconocido poema de Brecht, que me lo estaba temiendo. Todo el mundo comienza a gritar "¡Igualdad! ¡Igualdad!".

Como era una rueda de prensa, empieza la rueda de prensa: Tres preguntas, dos del mismo periodista y la tercera, al escuchar lo que le responden, le dice a su compañero “No me ha entendido”. Resumiendo: palabras reivindicativas pero muy medidas, críticas al PP y que vayamos a disfrutar de la diversidad del carnaval de Carlinhos Brown. Ah, y que Biendicho, el gay “popular”, que lleva amenazando con el “outing” mucho tiempo y que luego nada de nada. Poca “chicha”, en suma. Termina el acto y la gente no parece querer irse. Espero que lo dé los curas de más juego. Me coloco los cascos y salta ‘Le Tigre’ hacia mis oídos: para que luego digan que el i-Pod no es inteligente. Parafraseando a Tomas Guasch, “me voy a escribir”.

Todas las fotos en el Flickr de El Palimpsesto.

|

viernes, junio 17, 2005

Reflexionen 




Reflexionen, amigos meus, reflexionen.

|

Las momias del pasado 




Este señor con tan buen aspecto es Edgar Ray Killen, de 80 años, presunto miembro del Ku Klux Klan e imputado por los asesinatos de tres jóvenes militantes antirracistas en 1964, hecho que motivara la genial película de Alan Parker, "Arde Mississippi".

Extrañamente, a pesar de su currículum y edad, no se ha postulado aún para presidente de la Xunta de Galicia.

|

jueves, junio 16, 2005

Una mañana en Riazor 

Es fácil de imaginar. Eres una gallega de unos 40 años. Vives a las afueras de A Coruña y has decidido madrugar esa mañana para plantarte en la playa, la de Riazor para más señas, antes que nadie, para poder coger sitio comodamente y empezar a tostar esos pequeños michelines sin que nadie te moleste. Pequeños según tu marido, pero él que va a saber, él puede hincharse de cerveza y patatas fritas, que nadie le va a mirar mal por eso. Pero a ti te hacen la vida imposible y cuánto menos se vean, más feliz serás. Has quedado con una amiga, vais solas las dos, por suerte. Con maridos es insufrible, que si las motos, que si la Fórmula-1, que si vamos un segundo a pedirnos un vermut, que si menudo carrerón os habéis perdido, este Pedrosa es un hacha. Tenéis día libre, hay que aprovecharlo.

"El coche al sol, menuda faena cuando volvamos y nos lo encontremos hecho un horno". El viaje ha salido según lo planeado y, aunque costó encontrar aparcamiento, ya estáis sentadas, practicamente solas; estos días todavía refresca a primera hora y a la gente no le apetece arriesgarse por los primeros rayos del día. Seguramente acudirán más tarde, cuando sea evidente que va a hacer bueno.

Pero tú sólo tienes ese día para ir a la playa. Ayer no pudiste venir por el dichoso fútbol del niño y necesitas coger sol hoy, aunque sea poco. Estás harta de salir mal parada en las comparaciones que haces, disimuladamente, con las "compis" de la oficina cuando paran su brazo junto al tuyo. Tú y tu amiga (Martita, de lo más "riquiña") sois bastante pudorosas las dos. Nada de top-less, qué vergüenza, con lo caídas que tengo ya las tetas. Os ayudáis mutuamente, a la hora de cambiaros junto al coche, sujetando para la otra la toalla, a modo de improvisado y discreto biombo. Lo peor es el momento de acercarse a la orilla a refrescarse, cuando ya no soportas más el calor, y te ves obligada a pasear "palmito" entre las miradas inquisitivas de los demás bañistas. "Ya, ya sé que nadie me mira", pero no puedes evitar pensar que sí lo hacen, escudriñando la celulitis incipiente de tus nalgas. Además vas sola (más "corte" aún), mientras la otra se queda cuidando del fortín.

Eres de esas que cuando, inesperadamente, se acerca un conocido, no te levantas a saludarlo. Te da no se qué mostrarte semi-desnuda de pronto frente a un conocido del trabajo, o el amigo ese de mis padres ("qué plasta es") que desde que le prejubilaron viene todas las mañanas a airear la hernia de disco frente al mar. No, tú y tu amiga sois de las que os quedáis sentadas, saludando desde el suelo, otra vez por el maldito pudor; ójala tuvieras el cuerpo de esas chiquillas de 18, entonces claro que te exhibirías como ellas. En cambio, recibes a tu (indeseado) invitado cerrando las rodillas con eficacia, como si de una trampa de osos se tratara, y cruzas los brazos sobre ellas componiendo una postura defensiva que haría envidiar hasta al más resistente de los armadillos.

Y entonces, de fondo, un rumor llega hasta vosotras desde el Paseo Marítimo. Parece la sintonía del PP, no tan lejana, escupida al aire con estruendo, captando la distraída atención de toda la playa. Pero el molesto altavoz no pasa de largo, como esperabas, sino que se queda allí al lado, a "amenizaros" la mañana con esa incómoda banda sonora. No es que te caiga mal el Partido Popular, de hecho les has votado en más de una ocasión. Sin gran devoción tampoco, cierto; pero es innegable que Fraga ha hecho mucho por Galicia. Te acuerdas de cómo estaba todo aquello hace unos años y de todo lo que ha cambiado desde que gobierna. De cuando tu padre os llevaba a jugar con los cubos y las palas, de cómo manchabáis el bocata de arena y aún así Manu y tú os lo comíais con fruición, de cómo os marchábais llenos de esa misma arena (e incómodos con la sal de la espalda) a casa porque no había ni una sola ducha en la que aclarar la los pies.

Continúas absorta en tus recuerdos, y Martita se incorpora, inquieta, a tu lado. En la entrada desde el Paseo más cercana a vuestro campamento se está formando un pequeño revuelo. "Ay, Dios mío, que viene algún político" y te golpea con el codo. Rajoy, a escasos 20 metros de allí: "Si me tiro al agua arraso". Rodeado de fotógrafos y cámaras. Queréis desaparecer, recoger e iros corriendo, pero os quedáis paralizadas por la situación. "Viene directo hacia acá"; te hubiera gustado poder envolverte al menos en la toalla, pero el presidente del PP se os echa encima.



"Buenos días, aquí tienen, para informarse. Que disfruten de la mañana. Y no se olviden de votar el domingo ¿eh?" En sus ojos percibes un cariñoso y velado mensaje: "A mí esto me hace tan poca gracia como a usted...". Mañana, juntos, compartiréis portada en los periódicos.

|

miércoles, junio 15, 2005

Ideas de bombero 

¿Se acuerdan de cuando escogieron nuevo Papa, el revuelo que se montó? Parecía una noticia extraordinariamente trascendental para el futuro de la Humanidad, y como tal se la trató en los medios, que desplazaron a Roma hasta al último mono de las redacciones.

¿Y ahora? Pues ahora el Papa no sale ni en el suplemento de religión de La Razón. No sabemos si es que está cogiendo carrerilla para dar el gran salto viajero que diera su predecesor. Y claro, su figura y repercusión mediática se apaga, algo no se puede consentir. Toda la cercanía que había conseguido trasmitir Juan Pablo II no debería tirarse a la basura en unos pocos meses.

Reuters


Pero no creemos que salir disfrazado de Darth Vader blanco por las calles de Roma sea la solución.

¿O va de soldado Imperial?

|

El problema del cheque 

Estos días se están regateando, entre los líderes europeos, los 'dineros' de la UE. Y las están pasando canutas para alcanzar acuerdos. No entraremos aquí al fondo del asunto (nunca lo hacemos ni nos interesa, lo nuestro es desinformar), sobre los porqués o sobre quién tiene razón y quién no; con "negociadores" del calado de Chirac o Berlusconi nos obligaría, por cuestiones de higiene, a mirar para otro lado permanentemente y la tortícolis que arrastramos desde trasladarnos a una "solución habitacional" de 170 cm hasta el techo (en su extremo más alto) no nos lo permite.



Pero sí sabemos que el principal problema tiene nombre: el "cheque británico". Al parecer, antes del conocido "Show me the money" de Cuba Goodling Jr. vino el "I want my money back" de Margaret Thatcher, aquella mujer que usaba bragas imantadas para que no se le resbalaran por el liso acero de sus caderas. Ella quería su dinero, her "bloody" money, y los gobernantes europeos decidieron darle lo que pedía, como haría cualquier hombre ante una genuina Ama inglesa.



Lo que no nos explicamos es que los británicos aceptaran ese peligroso método de pago que es el cheque. Menos conociendo a quienes se lo extienden. Y sino ¿se fiarían ustedes si Berlusconi les extiende un cheque por 5.000 millones de euros?
- No, carissimo amico, prefiero que me lo des en "cash".
- Me estás insultando ¿es que no te fias de mí?
- No te ofendas que no es eso. Es "por comodidad".
- ¿Y cómo lo quieres? ¿En billetes pequeños, antiguos y con números de serie no correlativos?
- Tú si que sabes, Silvio.
- Ah, son muchos años ya en el "negocio"...

|

Los arzobispos nos están esperando 

La repercusión que tuvo nuestra modesta y malsana visión de lo ocurrido en la convocatoria de la Asociación de Víctimas del Terrorismo evidenció (desde nuestro punto de vista) una avidez de contenidos originales e "información" a pie de calle, más allá del clásico "bla, bla, bla" al que todos nos dedicamos con mayor o menor fortuna. Un "bla, bla, bla" para el que además nos nutrimos permanentemente de los mass media frente a los cuales un día quisimos presentarnos como alternativa.

Este sábado hay una nueva manifestación, otro probable éxito de movilización de la derecha, que dará que hablar. Más dimes y diretes.
Dimes y diretes que deberíamos provocar nosotros. Desde la modestia de medios y la humildad de las pretensiones. Pero con ganas de contar lo que vimos, de compartirlo con los demás.

Por eso desde aquí invitamos a todo blogger o bitacorero que pueda estar en Madrid para este sábado a que salga a la calle con su boli, su cuaderno, su móvil con cámara (sino hay nada mejor a mano), sus dos ojos (aunque aceptamos tuerto como reportero-blogger) y sus ganas de describir y descubrir desde la calle el mundo que le rodea. Que no te lo cuenten. Los arzobispos nos están esperando.

|

No es contra los homosexuales 

Acebes: "No es contra los homosexuales".

"Es contra los putos maricones que quieren ser iguales, cuando en realidad son unos pervertidos desviados".

|

lunes, junio 13, 2005

Más problemas para la Unión Europea 

A las conocidas dificultades que está viviendo últimamente la UE se le ha de sumar una contrariedad más. Y no hablamos de los recientes conflictos surgidos por el enfrentamiento entre Reino Unido y Francia sobre el modo de financiar en el futuro los gastos de la Unión. Aunque también es un problema de números.

Hasta hoy dábamos por hecho que los países miembros de la UE eran 25, porque así lo aseguraba la organización. Pero ahora ya sabemos que no vale con la cifra dada por la organización. Esta mañana nos hemos desayunado con la información según la cual la Policía Municipal rebajaba a 14 los participantes en la Unión Europea, mientras que la Delegación del Gobierno en Bruselas dio la cifra de 27 países, según informes de un helicóptero policial y de los agentes antidisturbios.

El sistema de cálculo era el mismo para todos: multiplicar la longitud del recorrido (casi 5 décadas desde el Tratado de Roma), por su anchura (5 ampliaciones, correspondientes a seis carriles de tres metros cada uno) y por tres o cuatro referéndums fallidos por metro cuadrado. De todos modos el líder de la oposición, Mariano Rajoy, no tardó en salir a la palestra para afirmar que se trata sin dudas de la mayor concentración de países de la historia de la democracia.

|

domingo, junio 12, 2005

...Y parte del extranjero 

Carmen Calvo dixit:

"Queremos que en octubre UNESCO consiga un acuerdo internacional que legisle para todos los planetas, para todo el mundo, la cultura como un derecho de la dignidad humana. Todas las culturas son iguales, pensamos nosotros. Culturas pequeñas o grandes en cantidad de población que las pueda practicar, pero todas son iguales, y nadie se puede convertir en eje de referencia hegemónico o impositivo".

¿Cómo puede decir algo así una Ministra de Cultura? ¿Cómo se puede llegar a un puesto de tal importancia sin saber que para legislar a ese nivel el organismo competente no es la UNESCO sino la Federación de Planetas Unidos?

|

sábado, junio 11, 2005

Corresponsal desaparecido 

Como sabrán, a estas horas está teniendo lugar la penúltima manifestación del PP contra el Gobierno, esta vez con la excusa del Archivo de la Guerra Civil, sito hasta hoy en Salamanca, bella y animadísima ciudad en la que se celebra la susodicha manifestación.

Hemos mandado un corresponsal para que cubriera para ustedes el acto. Llegó ayer viernes para irle tomando el pulso al ambiente. Pero le hemos perdido. No sabemos nada de él desde esta mañana cuando, a eso de las 6:35, recibimos un sms suyo que decía lo siguiente:

"Tnias razon con la marxa salmantina. Stoy n l ambigu, 1 after. Las guiris son 1s warras, niguna yeva brags!!"

Esperemos volver a saber de él.

|

viernes, junio 10, 2005

"Panoli del Mes" 




Como no podía ser de otra manera, teníamos que escoger este mes para nuestro prestigioso galardón a los líderes de la UE, personificados en el actual presidente de su Parlamento, Josep Borrell. ¿Se acuerdan del "efecto Borrell"? Pues por Europa está teniendo el mismo éxito que aquí.

Le elegimos por eso y porque teníamos que seguir sacándole partido a esta foto, que nos tiene apasionados. Pensar que este hombre podía haber sido nuestro presidente...

|

Ella siempre dice sí 

Como ya sabrán, la Iglesia, por medio de su Conferencia Episcopal (que viene a ser como el Consejo Jedi; van de espirituales, visten distinto, no dicen más que incongruencias y apoyan a los rebeldes), ha decidido sumarse a la manifestación contra el matrimonio gay que convoca el Foro Español de la Familia para el día 18 de junio.



Lo hacen porque sienten que están obligados a apoyar todas las causas sin exclusiones, y tenían que compensar el hecho de estar sobrerrepresentados en la marcha del Orgullo Gay, para que luego no les digan que son sectarios, ni siquiera parciales. Así, asistiendo (como lo hacen) masivamente a ambas convocatorias, muestran que su vocación de amparar y dar voz a los ideales de todo aquel que tenga algo que reivindicar y su disposición al pleno diálogo sin exclusiones con cualquiera que se sienta discriminado es firme y fiel a los evangelios.

|

Mr. Fish 







Mr. Fish (1) (2)

|

jueves, junio 09, 2005

De viaje al Sáhara 

No sabemos si se habrán enterado del asunto en cuestión. Al parecer a los políticos españoles les ha entrado una especie de cagalera humanitaria que sólo pueden descargar en El Aaiún (capital del Sáhara Occidental), y eso que dudamos de que por allí los lavabos estén en mejores condiciones. Pensándolo mejor, seguro que ya están hartos de utilizar los sofisticados baños de los restaurantes exclusivos que (rara vez) frecuentan, esos en los que para cuando te has enterado de que el agua sale pisando un botón en el suelo ya se te ha(n) secado la(s) gotita(s) de las manos y claro, para qué lavárselas ya.

En fin, que les ha entrado no se qué con irse todos a cotillear al pueblo aquel, con lo entretenido que está aquí el asunto de Lydia Lozano y la hija de Al Banokosovar y Pristina Power. Y como es natural, los mandamases de allí lo ven fatal porque tienen en muy alta consideración el derecho a la privacidad y al honor de sus habitantes, y lo defienden con uñas y dientes. Empiezan a estar hartos de ser fotografiados en las playas, ligeritos de ropa, para aparecer más tarde en portadas de revistas sensacionalistas, y su gobierno va a hacer lo que esté en su mano para evitarlo.

Pero no se van solos, no. Van en plan viaje de estudios (con lo bonita que es Roma, y más ahora que ya no huele a fiambre ni a pinrel de peregrino), con un avión fletado sólo para ellos y que han pagado entre todos. No sabemos si para sacar pasta han vendido papeletas para alguna rifa de Halcón Viajes o si organizaron una fiesta de esas en plan americano, con ponche, globos, rey y reina de la fiesta, niña psicópata y bandas amateur.

Seguro que no se habrán limitado a cargarlo a los presupuestos de su corporación en el apartado "Otros"; sería demasiado sencillo y a nuestros políticos por lo general (y más en asuntos financieros) les gustan los retos. "Otros", para quien no lo sepa, es ese apartado que tienen todos los presupuestos del Estado, sea cual sea el nivel, la institución o el organismo y que sirve para cargar los gastos de aquellas pequeñas cosas como los viajes humanitarios, los regalos a empleados o la financiación de los partidos. Y se llama así dicho capítulo de gastos porque no lo pagan "ellos", sino "otros". Es decir, "ustedes". Vamos, que si lo escribiera usted llamaría a ese apartado "nosotros", aunque en ese caso sería ya uno de ellos y no uno de nosotros y, claro está, desde allí es muy difícil ponerle cara a una abstracción tan confusa como lo es el concepto de "contribuyente".

El caso es que se lo han pagado y se van para allá. Y como decimos, se van juntos. ¿Por partidos? No, por regiones, fíjese usted, con lo sectarios que son para otras cosas y aquí se agrupan "transversalmente" en amor y compañía. Suponemos que es para, una vez en su destino, no tener peleas absurdas en cuanto a qué bandera clavar en la tierra colonizada, si la de la rosa o la de la gaviota: clavarán la de su región y todos contentos. Todos contentos salvo la autoridad local, a la que como ya dijimos les sienta regular que vengan los de fuera a clavarle cosas en su terruño (qué provincianos) y a husmear en la higiene de sus súbditos. La higiene democrática, se entiende. En estos asuntos tan íntimos del aseo (y a riesgo de empezar a ponerme pesadito con lo escatológico, como Fraga), aunque sea democrático, nunca nos gusta que vengan a señalarnos los palominos de nuestro calzoncillo.

Entonces llegan allí y llaman:
- ¡Tun, tun!
- ¿Quién es?
- Los políticos madrileños.
- ¿Eh?
- Un osezno y un madroño.
- ¡Cierra la muralla!

En el aeropuerto:

- Poli bueno marroquí (aparentemente no tiene nada que ver con el 11-M; investiga, Pedro Jota):
"Que digo yo que ya que vienen de Las Palmas, que porqué no se quedan allí que tienen de todo, con sus playas, sus guiris, sus plátanos y sus concursos de Drags, que por cierto dan más miedo que vergüenza. Es que aquí andamos mal de camas ¿sabe? ¡Uy! no lo quiera usted saber, todo llenísimo, no nos cabe un alfiler. Vinieron unos de Fuenlabrada, diciendo que ya estaban acostumbrados a sobrevivir en condiciones infrahumanas y que qué mejor sitio para malvivir que el mismísimo Sáhara".

- Poli malo marroquí (este sí está implicado; conoce a un asturiano que vivió en Bilbao):
“Al primero que me ponga un pie en la pista de aterrizaje le meto un palo que le avío, leches, que lo acabo de fregar. ¿Será posible? Con los pies esos que me traen llenos de barro... ¡Hala, por listos, secuestraos en el avión”.

Y llaman a Moratinos, y le pillan en un motel de carretera con Condoleezza, y se monta un incidente internacional, porque estaba comprometida con un rifle de asalto de muy buena familia, y entonces no se puede poner al teléfono, y todos respiran tranquilos: Que si "imagínate tú en qué lío nos podía haber metido este tío", que si "yo tengo hijos y me gustaría volver a verlos", que si "a mí me viene mal pasar el resto de mi vida en una cárcel marroquí", que si "es capaz de decirles que Suárez se alió con Argelia para dar un golpe de Estado contra ellos y la cagamos" y no sé cuántas barbaridades más.

“¿Pero cómo? ¿Me estás diciendo que unos políticos de Madrid están intentando salvar a los saharauis dejando a Catalunya al margen? Ah no, nen, de eso nada. Mándame ya mismo una flotilla de los nuestros, tú”. Y claro, en Marruecos se enteran de que unos catalanes van para allá:

- ¡¡¿¿Catalanes??!! ¿Con el peligro que tienen? ¡Que son capaces de pasarse el Corán por el culo! Además, acabo de pasar la fregona...

Pero llegan allí y llaman:
- ¡Tun, tun!
- ¿Quién es?
- Ja soc aquí.
- ¿Eh?
- Un Sant Jordi y un dragón.
- ¡Cierra la muralla!

Y llaman a Moratinos, y le pillan en un motel de carretera con Chávez, y se organiza un incidente internacional porque se lo estaban montando sobre una patrullera “defensiva” y allí estaban “atacando” demasiado, y entonces no puede ponerse y se quedan angustiados: “Que ya no iban ni Carod ni Maragall y no iban a poder blasfemar, hosti”.

|

Que hablen de mí... 

...aunque sea mal. Aunque sea para ponerme a caldo, como ejemplo negativo, aquello que no se debe hacer, lo criticable.

Eso deben de pensar los de AES (Alternativa Española), unos lobos reaccionarios con piel de corderitos. Corderitos de esos que pasan las cálidas tardes de verano haciéndose arrumacos con el pastorcillo (el sexagenario Emerico), a quien creen cuando les dice que está realmente enamorado y que nunca más se irá al bancal con "Brisca" (la merina de los turgentes cuartos traseros y la sedosa lana). Corderitos con cierto problema de adaptación social, déficit de cariño y falta de autoestima.

Porque hay que ser borrego para enlazar a este blog desde su web, a propósito de la crónica que hicimos de la manifestación de la AVT, en su sección "Sala de Prensa", tomándosela como un elogio a resaltar.

Y es que donde no hay, no se puede sacar.

|

miércoles, junio 08, 2005

Estoy con el PP 

Sin que sirva de precedente, y esperando que no se repita para no perder mi carnet de islamoprogre liberticida, tengo que anunciar que estamos de acuerdo con el PP.

El portavoz parlamentario de los populares, Eduardo Zaplana Hernández-Soro, ha dicho que no se puede cerrar la Comisión de Investigación sobre el 11 de marzo de 2004 porque quedan "numerosos interrogantes abiertos sobre quién decidió atentar, escogió la fecha y coordinó y organizó los atentados".

Efectivamente, eso aún no se sabe. Porque hasta que termine la instrucción del juez Del Olmo y los presuntos terroristas no sean juzgados no podrá decirse con seguridad quién y cómo perpetró la tragedia.

La pregunta: ¿forma eso parte del negociado de la famosa comisión que está haciendo más famoso aún al tupé de su presidente, Paulino Rivero?

Veamos:
"Se acuerda la creación de una Comisión de investigación que tenga por objeto, de acuerdo con lo expresado en su integridad en las exposiciones de motivos de las propuestas presentadas el 6 de mayo, lo siguiente. En primer lugar, esclarecer la verdad acerca de los hechos sucedidos los días 11 al 14 de marzo, así como los antecedentes y consecuentes que resulten coherentes con aquella finalidad. En segundo lugar, esclarecer los acontecimientos anteriores y posteriores a los atentados del 11 de marzo vinculados con estos y las actuaciones que han realizado sobre ellos los poderes del Estado".

¿Sí? ¿No? ¿Depende?

|

El tiro por la culata 

Ahora que ya hemos perdido la carrera olímpica suponemos que hay permiso para meternos un poquito con Gallardón y su proyecto, aunque sea tangencialmente, sin ser reñido por anti-patriotas. Y por si acaso lo digo de antemano: a mí Carod-Rovira no me pone nada. Ni con corona de espinas.

El pasado domingo hubo una fiesta en Madrid para celebrar todos juntos, y como colofón previo a la publicación de los informes del COI (esos que nos han dado sólo bronce), las bondades de nuestra candidatura olímpica. La fiesta tenía un broche final (después de arrastrar por las calles el papel higiénico de Gulliver); un concierto de Shakira, quien por cierto, también es carlista. Y después, unos espectaculares fuegos artificiales. Así todo el mundo se iría con buen sabor de boca a casa.



Bueno, no sólo con buen sabor de boca. Algunos también se fueron con quemaduras y sustos. Y a pesar de no tener ni idea de fuegos o cohetes, podemos arriesgarnos a decir que algún tiro salió por la culata. Y no sólo sufrieron los viandantes que pasaban cerca del lugar desde el que se lanzaban los artefactos. También el edificio en cuyo jardín se instaló todo el tinglado pirotécnico se llevó su parte. Las Escuelas Aguirre (Alcalá, 62), un edificio de los más representativos del neomudéjar capitalino, obra de Rodríguez Ayuso (1887), considerado parte de su patrimonio arquitectónico y no muy lejos de la Puerta de Alcalá (lugar del concierto).



Allí está instalado el Departamento de Estadística del Ayuntamiento y algún organismo municipal más. Algunos de sus empleados no pudieron trabajar la mañana del lunes, y así se hizo constar en el parte policial. Cristales rotos y daños de menor cuantía. Aún hoy pueden verse algunas señales del "suceso". Suceso del que pocos medios se han hecho eco, por cierto.



Ya, ya lo sé. Que son funcionarios y les encantó poder escaquearse, por una vez, con razón. Pero no es excusa. Cuando se apunta alto, hay que tener cuidado.

|

Los recaditos de Pedro Jota 

Con este post espero terminar definitivamente de tocar los cojones con el asunto de la manifestación, que ya cansa. Y tranquilos, que no será para entrar en la guerra de cifras (me dejé el aparatito contador en casa, cachis). En cualquier caso parece que ya le han encargado un estudio a la NASA para saber si fueron 4 gatos, algunos fachas, 240.000 manifestantes, 850.000 víctimas, más de un millón de personas decentes o millones y millones de almas.

El motivo del mismo es mostrarles las miguitas de pan que, como buen hombre de Estado que es, le ha ido dejando estos días el ínclito Pedro Jota a nuestro ingenuo presidente para que sepa cómo regresar a la cálida y segura casa del Pacto Antiterrorista. Las miguitas de pan estaban escondidas en el periódico que dirige y, al ser tan discretas, es por eso que nos vemos en la necesidad de señalárselas.


Tan discretas y ocultas que están en la portada y en el editorial del periódico. Veamos aquí la portada (la versión que preparan para ser vista en internet) del día 4 de junio, antes de la manifestación. Empecemos leyendo el titular resaltado: "El Gobierno dice que no cambiará de política por la manifestación". Seguidamente el editorial: "Una manifestación contra una hipótesis mal planteada". ¿Se fijan? Le recrimina por su actitud y le pide que rectifique pero no dice "Una manifestación contra un error de bulto". O contra una cagada de la leche. O contra una estrategia malintencionada cautiva de nacionalistas malditos. Trata de ser condescendiente. "Hipótesis mal planteada". Casi paternalista: "Ay, Zetapé, si yo entiendo lo que quieres hacer, chiquillo, pero no tienes la experiencia de estadista necesaria para ver cómo son las cosas en realidad, eres un crio todavía y te están engañando".

Si se fijan en el periódico, a diario acompaña al titular en la portada una cita, a menudo relacionada con las noticias del día (en la parte de arriba de la captura). Y ahí es donde viene la apostilla, llena de moralina, para que Zapatero tome nota y no pueda dormir esa noche. Ni siquiera tocar a Sonsoles, paralizado por el dardo envenenado de la verdad más profunda.
En este caso tratando de darle al presidente donde más le duele. "La moral se esgrime cuando se está en la oposición; la política, cuando se ha obtenido el poder". ¿No ibas de líder moralista, de la política de los valores? ¿Qué pasa ahora, Zetapé? ¿Has cambiado? Fíjense de nuevo en el titular, en el núcleo del mismo: "Cambiar de política". Cambiar, política. Cambiar los valores y esgrimir la política frente a los valores.



El día 5 de junio dice el titular: "Cientos de miles de manifestantes piden que no se negocie con ETA". Luego el editorial: "Zapatero debe esuchar la voz de la calle". Y la estocada final, en la cita: "Cuando los dirigentes de un país marchan de espaldas al pueblo siempre terminan sólos". ¿Autor? José Luis Rodríguez Zapatero. Toma ya.

El pueblo es un clamor. Escúchales. No seas como Aznar, al que tanto criticaste. De nuevo, apelándole al corazoncito.

Dense cuenta de que siempre sigue un patrón narrativo muy claro. El titular refleja una "realidad ineludible". El editorial le dice al presidente lo que hacer. Y la cita remata la faena suministrándole los argumentos morales que le dan consistencia al imperativo del titular. Las razones que lo explican y que habrían de conmover a Zapatero.



El día 6, da una vuelta de tuerca más. Deja atrás la condescendencia del día 4 y la seca franqueza del 5, para tomar partido y empezar a exigir. Alinea su discurso con el del PP de un modo visible. Alejarse de ERC y juntarse de nuevo con los buenos, nosotros (llevamos 2 días diciéndote lo que tienes que hacer con esto), el PP. Eso dice el editorial.

¿Y la cita? Más aún, ligando las consideraciones de un humanista como Luis Vives con las exigencias del PP que refleja el titular. El PP exige escuchar. Porque nada es tan fácil ni tan útil. Ya sabes.



El día 7 se lo dejo a ustedes. Es el más fácil de todos y ya conocen la pauta.

Sólo una cosa más: ¿Qué verbo reina en los editoriales? Debe, debe, debe.

Periodismo.

|

lunes, junio 06, 2005

Las modas 

Ya no vale con tener un blog. Y una cuenta de gmail. Y un montón de fotos en Flickr.


Vótame



convocado por:
20minutos.es



(Ay, el ego...)

|

La vida de Brian 




¿No les recuerda este pacifista israelí al personaje central de la magnífica sátira de los Monty Python?



"¡Rabino Zymmermann, Moshe Flanders al teléfono!"

|

domingo, junio 05, 2005

En la manifestación 

Vayamos al grano: ayer estuvimos en la manifestación convocada por al AVT para protestar contra el Gobierno. Creíamos interesante ser testigo directo para formarnos una opinión del suceso sin tener que recurrir a otras fuentes que no fueran la de la propia experiencia. Y también que sería curioso trasladárselo a ustedes como un simple testimonio de lo visto y oído. Ni más, ni menos.

La llegada

Nos dirigimos hasta el lugar desde el que comenzaría la manifestación, López de Hoyos con Príncipe de Vergara, alrededor de las 17:00. Una hora antes del inicio programado. Al pasar junto a la estación de Metro de Avenida de América (no es la más cercana al punto de origen) nos llama la atención la cantidad de gente que sale de la misma. Tomamos conciencia entonces de que la convocatoria será un rotundo éxito (en cuanto a la capacidad de movilizar un buen número de asistentes; algo “visualmente comparable” a otras manifestaciones recientes en la capital, de signo contrario) y de que no hemos salido suficientemente temprano.



Confirmamos lo vaticinado al llegar allí. Ya es una multitud la que espera. Reinan las banderas de España por doquier. Me resulta llamativo verlas también colgando de las fachadas. Así será a lo largo del recorrido. Banderas en los balcones y gente aplaudiendo desde sus casas.

Confusión y espera

Tras un breve momento de duda (el desconcierto es general) una mujer usa su megáfono para decirnos que la cabecera está en la plaza de Cataluña, unos cientos de metros calle arriba, y que vayamos hacia allá. Seguimos sus instrucciones. Vemos a tres “corderitos” envueltos en banderas preconstitucionales. Intento fotografiarlos, pero uno de ellos me echa una miradita que me lo desaconseja. “¿Los primeros?”, pienso. No, los únicos. No vimos a ninguno más. A un lado de la calle la gente espera a la sombra. Al otro, donde pega el sol, aguardan las pancartas a que lleguen sus señalados portadores aguantadas por miembros anónimos y numerosos chavales de la organización. La gente sigue muy perdida. Muchos de los que merodean no son madrileños. Una señora a mi lado le pregunta a un periodista en qué sentido está la plaza de la República Dominicana.



Casi en la plaza decido esperar junto a una de las cabeceras. Son las 17:30. Primeros aplausos. Pongo la oreja mientras espero: “… es que Llamazares es un terrorista más…”, “¿No viene TVE? No, ahora manipulan ellos”. Empiezan a mandarnos de nuevo calle abajo, al origen. Más desconcierto. “¡Aquí no se puede estar, vayan bajando!”. En esas estamos cuando me rodea una gran ovación. Ha llegado Irene Villa. Me dispongo a fotografiarla. Alguien me da en el hombro y me dice que me vaya hacia abajo. Le ignoro y sigo intentado retratar a la muchacha. Me empujan de nuevo y miro: un policía nacional.

“Q’aquí no se puede estar”

- Es la segunda vez que te lo digo, que te vayas p’abajo.
- ¿A mí? Es que estoy intentando hacerle una foto a Irene Villa.
- Que aquí no se puede estar, que te lo he dicho dos veces ya. ¿Cómo quieres que te lo diga?
- Vale, me voy, pero déjame que le haga antes la foto…
- Que me da igual. Que aquí no se puede estar. ¿Te vas a ir?
- Pero ¿es algo personal conmigo? (miro a mi alrededor, haciéndole ver que nos rodean unos cuantos miles de personas que, como yo, ignoraron la nueva consigna).
- No, pero te tienes que ir. ¿Cómo te lo explico?
- La foto y ya.
- ¡Que te vayas!



Me voy, pero porque yo quiero, que conste. Unos metros más abajo. La gente se para sobre la jardinera que divide la calle. “¡No piséis las flores, que luego van a decir…!” nos abronca una mujer. Algunos aplausos más.
- Es Carlos Dávila –dice un señor.
- No, es otro periodista –le responde un desconocido-. Ese que sale en el programa de la Campos.
- Que sí, que es Carlos Dávila.
- Que ese no es Carlos Dávila.
Ambos tienen razón. Eran Dávila y César Vidal, juntos. Luego pasa, raudo y solo, José Alcaraz. Rodeado de cámaras. Muy ovacionado. La gente duda sobre el número de cabeceras y cuál será esa junto a la que estamos. “El Peces-Barba ese se ha dedicado a meter miedo para que no vengamos”, dice el de la Campos. “Pues que se joda”, apostillan por ahí. Sigo escuchando “…no han venido, pero cuando vuelvan a la oposición, volverán a manifestarse…”.

El “revuelo-Aznar”



Algo se mueve en la lejanía, viene un pez gordo. Aplausos y más aplausos. La gente gesticula a su paso. Mucha policía escoltando. Aznar, efectivamente. Ahora entiendo el nerviosismo del poli de antes. Viene hacia mí el revuelo. Un señor grita “Zapatero, cabrón: España es nación”. Le chistan y le callan. La comitiva nos atropella, literalmente. Todos juntos y excitados: “¡Presidente, presidente!”. “¡Viva la Botella!”, grita insistentemente otro hombre. Que viva, y si es de agua fresquita, mejor. Nos estamos achicharrando, me quiero ir y aún no son las 18:00. El ex-presidente ha dado un empujón emocional al personal (algo extraviados hasta el momento) digno de ver. Oigo “…pero el guardaespaldas era muy simpático…”. Sobre todo sus codos, señora, tenían una gracia de la hostia.



“Pues a mí Bono no es para nada el que mejor me cae. En Castilla-La Mancha nos ha tenido muy puteados, no nos deja ni asomar la cabeza”. Gente de toda España. Banderas valencianas en gran número. Y de todas las autonomías. “¡Zapatero, embustero!” primer gran grito coral, todo un éxito para AES (que andan por allí promocionando su manifestación del día siguiente), pues será el lema más gritado. Una señora repara en mí, que estoy tomando notas.
- ¿Eres periodista, tú?
- Algo así…
- ¿Para quién escribes?
- Es para un trabajo de la facultad…
No se queda muy contenta, dudando de mí (con razón), y me dedica una sonrisa “algo” hostil. Me voy de allí, y sigo el curso de la manifestación, que empieza a coger cuerpo. “¡España, unida, jamás será vencida!”. Veo a Vidal-Quadras. Una señora dice tener miedo a que nos aplaste la masa “¿Dónde está la cabecera?”. Una vieja grita un “Viva España” que suena a otra época. Dejamos la plaza de Cataluña a las 18:10. Se suceden los gritos corales y las consignas. “Zapatero, España no se vende”, “Todos a una, contra Batasuna”.

Avanzamos

Diviso una boina carlista. No doy crédito. Me muevo hacia allí. Un anciano, alto, de porte aristocrático, luce carlismo y se pavonea. Bigotillo, Cruz de San Andrés, boina roja con borlón dorado. Y usa como bastón un taburete plegable. La gente le fotografía y, a su paso, le dicen cosas que a él le deben de encantar: “Es usted la Historia viva de España”, “Viva el Carlismo”…



Nos topamos con un cartel contra Peces-Barba (ya visto en la anterior manifestación de la AVT), en el que se recuerda (digamos que de manera algo tendenciosa) que fue abogado defensor durante la dictadura en numerosos juicios ante el desaparecido Tribunal de Orden Público y en diversos consejos de guerra, entre ellos, el Proceso de Burgos, en 1970, donde actuó como defensor del miembro de ETA Víctor Aranda. Defensor de asesinos de policías, resumiendo. Reparten octavillas con esos motivos. Y otros muchos como “bodas de maricones” y todos los “agujeros negros” de El Mundo sobre el 11-M. Que ni pintado, en ese momento surgen los primeros gritos contra el Alto Comisionado.



Un hombre le dice a su hija, a sus hombros: “Grita Zapatero dimisión desde ahí arriba”. Le da vergüenza. Más lemas “Dónde está, no se ve al traidor/cabrón (según) de Zetapé”, “Peces-Barba dimisión, por marica y por cabrón”, “Cuánto valen nuestros muertos”, “Aquí estamos, nosotros no matamos”. Parados al cruzar Ramón y Cajal. El sol hace de las suyas. Somos muchos y aún son las 18:30. Estoy junto a un ex-secretario de Estado del PP; “Qué bien me vendría ahora una botellita de agua”. Le ofrecería la mía, sino fuera porque me la quiero beber yo solo, es una manía que tengo. Se supone que el grueso de la manifestación está a nuestras espaldas. “¿Es esta la calle del Bernabéu?” No, señora, es la calle del Qué coño hago yo aquí. “Ni tenemos Gobierno ni tenemos Justicia”, “Es que en este país mandan los criminales”. La gente habla en alto, dejándose oír. A ver quién es más “pepero”. Satisfacción en los gestos, a pesar del calor. Pasa un grupo de unos ocho curas a mi lado. De vez en cuando se ve alguna ikurriña, que recibirá tibios aplausos.

La Guardia Civil, ese mito

“De aquí salió Tejero, de aquí salió Tejero”, señala ufano un hombre a mis espaldas. Estamos ante el Parque Automovilístico de la Guardia Civil. El personal vuelve a aplaudir. Busco con la mirada al objeto de su aclamación. Es al propio cuartel. Arrecia la ovación entre vivas a la Guardia Civil. Cuando empieza a decaer el aplauso un hombre mayor, con Ray-ban de pera grita un “Viva Ep-paña” que le sale de lo más hondo de las entrañas, que huele a autarquía y que me devuelve la imagen de Tejero. “Viva”, le devuelven todos. Hasta tres veces se aplaudirá al cuartel, girados hacia él.



Una niña idiota no deja de tocar los cojones. Tiene vocación de cheer-leader de la Plaza de Oriente y no deja de gritar consignas, usando un cartel como megáfono, una y otra vez. Su voz de pito e insistencia infantil están quebrando mi voluntad, algo que no habían conseguido ni el carlista ni el cavernícola del vivaeppaña. Pancarta: “Nos mienten y nos matan, pero con talante”. Me deslizo rápidamente hacia un lateral y huyo. Busco ligero la supuesta cabecera que nos precede. La alcanzo en la calle Uruguay. A Uruguay, ay, yo no voy, voy, porque paso de seguir oliendo sobacos. Además están teniendo problemas. La organización pide calma, y que no empujen “o habrá problemas”. Me viene a la mente “La carga de los mamelucos” de Goya. Empiezo a sentirme atrapado, se produce allí un efecto cuello de botella. “Habría que colapsar Madrid así todos los días, pa que se enteren”, dice una mujer. Y pienso en “Los fusilamientos del 3 de mayo”. Logro huir hacia delante. Una vez superado el atasco la multitud está más disuelta. Voy directo a la plaza destino, la de la República Dominicana. Todo aquel comercio que pueda dar algo de beber se está haciendo de oro. Mucha gente espera en los márgenes de la calle. Suenan por grandes altavoces melodías de ascensor con aires melancólicos.

En la meta



Mientras hago fotos del lugar oigo a mis espaldas: “Y dice que no va a cambiar su decisión ¿desde cuándo un presidente del Gobierno se niega a hacerle caso a una multitud como esta?”. Eso, eso ¿desde cuándo? La capacidad del personal de ponerse una venda ante los ojos es acojonante, pienso. Y se confirma cuando descubro delante mía un grupo de espectaculares veinteañeras que habían estado ahí todo el rato mientras yo retrataba a la muchedumbre. Un reportero de la COPE entrevista en directo a "Gregorio" (oigo cómo le nombra), suponemos que para interesarse por su forma de seguir la moda guiri: calcetines blancos con sandalias. Veo unidades móviles de la cadena de los obispos, de Onda Cero, de Telemadrid y hasta de Cadena 100. Ni rastro de la SER o TVE, así que no sabemos cómo se les saludaba.



Son las 19:15 y confirmo que ejerzo sobre la policía el efecto que me hubiera gustado causar entre las chicas aquellas. Les atraigo irresistiblemente, pues (sin contar a mi amigo “Q’aquí no puedes estar”) es el tercero que me pide que le enseñe el contenido de mi mochila. Coca-cola, mp3, cámara, libreta, boli y condones. Sí, condones, para que no me pegaran nada. Decido volver sobre mis pasos, de regreso a casa, a contracorriente. El personal está mucho más animado y cantarín. Pancartas por doquier. Los lemas, numerosos, alguno me hace reír: “Primero morir antes que dar un palmo de patria”, “Viva Miguel Ángel Blanco”, “No hay quien aguante tanto talante”, “España se merece otro presidente”, “11-M queremos saber”, “Con este Gobierno España es un infierno”, “Dime con quién negocias y te diré quién eres”.

Las cabeceras

Primero me cruzo con el grupo de Rajoy. “¡Presidente, presidente!”. Están todos, la plana mayor, no falta un perejil. “Rajoy, amigo, España está contigo”. De Grandes parece seducir a una chiquilla, me muevo para no chocar con Leopoldo Barreda. Más atrás aparece el “revuelo-Aznar”. La capacidad estimulante de este hombrecillo (Rajoy asoma entre las cabezas que le rodean, Aznar deja entrever su flequillo entre los hombros que le acompañan) no tiene límites ni parangón. “¡¡Presidente, presidente!!” (con bastante más entusiasmo que con Mariano). La gente como loca, se arrollan unos a otros para ver algo. Insisto, si fuera más alto no daría tantos problemas, pero obliga al gentío a hacer grandes esfuerzos por ver al líder. Por que es el único y auténtico líder, no lo duden. “Ay, no sabes la ilusión que me ha hecho verle, me tiembla todo”, le chilla entre gemidos una mujer a su marido.



“Luego diréis que somos cinco o seis”, corean. Se trasladan a voz en grito las noticias de participación. Muchos llevan el “pinganillo” en la oreja. ¿La COPE? Bingo. Lo sabemos porque se lo dicen los unos a los otros. “En la COPE dicen ‘Éxito rotundo’, que se jodan”, “¡Medio millón, medio millón!”. Sigo mi camino y llego a la tercera cabecera (víctimas, PP y “colectivos”, en ese orden). Numerosos paraguas del Foro de Ermua. Portando la pancarta destacan Pío Moa y César Vidal, que saluda cual monarca a las masas que le vitorean. Le gritan también lo de “Presidente”. Vamos, que esta gente quiere sustituir a Zapatero con un triunvirato Aznar-Rajoy-Vidal. Busco a Jiménez Losantos, pero me doy cuenta de que llevan demasiado alta la pancarta y seguro que me lo tapa.



Piden por megáfono aplausos para el cuartel de la Guardia Civil, cuando llego de nuevo a su altura. Me cruzo con mis vecinos de puerta, la familia entera, y me giro de golpe para disimular y esconderme preguntándole a una mujer por su cartel: “No sé, lo cogí del suelo”. Logro evitarles. “¡España, España!”, grita el gentío. Para que luego digan que la selección no engancha. Unos quinceañeros llevan una pancarta con la cuenta “PSOE+PNV=ETA”. Más gritos: “Presidente, por accidente”, “ETA no, vascos sí”, “Dónde están, no se ven, los cabrones de la SER”, “Se nota, se siente, Valencia está presente”. Pasa una bandera española gigantesca, portada por ancianas, “España, entera, y sólo una bandera”. Pasan los de Falange Auténtica, que sólo se identifican por los carteles con el nombre de su partido. Más pancartas “zETAp”, “El que quiera Peces, que aquí no busque”, “No al ZetaPacto”, “PSOE: Ven con nosotros”, “PSOE: Defínete”, “ZP: Soltar criminales es delito”.



Epílogo

Son las 20:00 y llego al final de la marcha. Junto a una docena de “lecheras” cargadas de admiradores míos uniformados, los chicos del SELUR trabajan con presteza para dejarlo todo impoluto. Estoy en el punto de origen. Unos pocos coches de la Policía Municipal dan el único testimonio de que algo ha pasado. El tráfico fluye con normalidad. Vuelvo a casa con la sensación de que este acto de autoafirmación de la derecha española puede ser positivo para todos y catártico en cierto sentido. Su dolorosa salida del Gobierno les había dejado ese mal sabor de boca que provocaba un constante estado de cabreo social. Hoy se han reconciliado consigo mismos. Me cruzo con otros manifestantes de vuelta a casa, que desprenden esa apariencia de post-partido a las afueras del estadio, comentando la jugada, relajados. “Pero cómo se va a manifestar contra el Gobierno al que pertenece” dice alguien. Un par de calles más allá, la gente disfruta de una veraniega tarde de sábado como cualquier otra. Pienso que, afortunadamente, el mito de las dos Españas que algunos se empeñan en agitar insistentemente desde ambos lados es un mito. Como mínimo hay tres Españas.

Y por suerte, la tercera es la más numerosa y cabal. Me voy a casa, a ver si mi esclavo nubio me da un masaje en los pies.

Nota del autor: Tienen las fotos en su tamaño, calidad y dimensiones originales en mi cuenta de Flickr (arriba en la columna de la derecha). Alguna no está en este post.

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com