<$BlogRSDUrl$>

lunes, enero 01, 2007

Ahogándose por Sadam 


El mejor homenaje para un condenado a la horca: quedarse a punto de la asfixia en directo cuando se anunciaba la inminente ejecución del reo.

Descanse en paz, J.J. Ramberg.

|

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com